¿Quienes somos las Carmelitas Samaritanas?

Carmelitas Samaritanas: esa es nuestra vocación, nuestra misión, lo que somos. Lo que queremos ser. Lo que debemos ser. Lo que Jesucristo quiere que seamos y la Iglesia necesita que seamos. ¡Carmelitas Samaritanas! Esposas de Cristo en el Carmelo, en este Carmelo “nuevo” concretamente, y ¿qué eso? ¿Qué es el Carmelo Samaritano? ¿Qué tiene que ser este Carmelo recién brotado? ¿Qué es lo que Jesús quiere, lo que Jesús espera de esta comunidad?

Este Carmelo tiene que tender a ser una lámpara viva que se consuma en honor del Corazón de Jesucristo, que lo alumbre. Éste Carmelo tiene que ser como una doble genuflexión, honda, profunda, que testimonia la grandeza del Creador, que lo adora. Tiene que ser como una jaculatoria, como un canto de alabanza inacabable, perenne, interminable… como el que vamos a cantar después en la Gloria, alabando a la Trinidad.

Este Carmelo tiene que ser -ante todo- testimonio de unidad, ejemplo de unidad, UT UNUM SINT, que sean uno. Es el deseo supremo de Jesús en la última cena: que los suyos, sus íntimos, sus apóstoles, nosotras sus esposas, seamos completamente uno para que el mundo crea. OLYMPUS DIGITAL CAMERAJesús tiene sed de esa unidad, de ese testimonio de unidad, para que el mundo crea, porque esa unidad es signo de amor.  Es signo de que el Evangelio es válido y real y se hace presente en este mundo. Y el hacer y vivir el Evangelio en este mundo, es realizar la Gran Promesa, ser completamente uno, con una  unidad sin fisuras, sin que se resquebraje por ningún sitio. Una unidad cuyo fundamento, cuya consistencia, cuyo vínculo, es Él, es Jesús, es el amor de Cristo.

Este Carmelo tiene que ser también, como el publicano en el Evangelio, que se inclina con  sincera humildad, golpeándose el pecho y pidiendo misericordia, para sí y para el mundo entero. “¡Oh Dios ten misericordia de mí que soy un pecador!”, repetía el publicano. Nosotras, en comunidad, tenemos que ser ese publicano, consciente de la propia pobreza, que pide misericordia para sí y para la humanidad entera.

cropped-diapositiva49-e1450827499543.jpgEste Carmelo tiene que ser un sacerdote que ofrece a Jesucristo al Padre, que le venera, que le adora, que le ama, que le trae al mundo y ofrece el sacrificio de Cristo al Padre. Tiene que ser como dos manos envejecidas, trabajadas, entregadas, que sostienen  una patena ante el Corazón de Cristo, en la que descansa la humanidad toda. Este Carmelo tiene que ser eso: tiene que convertirse en esas manos sacerdotales, que elevan  la patena que contiene  la  humanidad entera, con toda su  miseria, con todo su pecado, con todo su dolor, y es ofrecida junto con Cristo al Padre. Tenemos que prestarle a Jesús ese servicio. A Jesús y a la Iglesia.

Este Carmelo es, tiene que ser -nuestra Santa Madre quería que fuera- un cielo anticipado antes de que la vida haya terminado, un tiempo robado a la eternidad.

Este Carmelo tiene que ser un Moisés en lo alto del monte, rogando por todos los que pelean en la llanura. Tenemos que estar ahí orando, rogando, pidiendo, con los brazos en alto, como Moisés. Tenemos que ser también, como Juan el Bautista, que iba delante del Señor preparándole el camino,  anunciándole.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y por último… tenemos que llegar a ser Jesús mismo. ¡Jesús!  Jesús que llora y se lamenta por las gentes de Jerusalén que no amaban, que no eran capaces de amar, ni de acoger el don de Dios. Tenemos que ser Jesús mismo, que por ellos llora, y por ellos muere.

Todo esto son pequeños matices, diversas caras, de la misma misión: la de  estar ahí con Él, la de ser de Él, pertenecerle a Él. Y también la de ser amor, ser Jesús, ser completamente Él. Menguando para que El crezca, para que venga su reino.

Las Carmelitas Samaritanas… ¿qué somos? ¿qué tenemos que ser cada una? Tenemos que ser sencillamente la esposa fiel, entregada, amante de Jesucristo. Tenemos que ser mujeres llenas, plenas, plenas de vida. Que dan vida, porque viven para el que es la Vida. Tenemos que ser aquellas que hacemos de los hijos de Adán, hijos del Padre. Engendrar continuamente almas a la vida de la Gracia, a la vida de Dios. Aumentar sin fin el número de los hijos de Dios.

Tenemos que ser aquellas que vamos presurosas al encuentro de Jesús, al encuentro del Señor. Tenemos que unirnos a Cristo en sus vigilias de oración, en sus momentos de intimidad con el Padre, a Jesucristo que ahí -en la Eucaristía- está orando al Padre como un puente entre Dios y los hombres. Tenemos que estar adheridas a Él. Vivir con el alma arrodillada, junto a Él, para rogar al Padre, para alabar al Padre. Y para ser crucificadas con Él. Vivir como Él: con los brazos abiertos entre el cielo y la tierra, acogiendo a todos esos hijos que hemos engendrado y entrándolosa la gloria. Si es necesario… metiéndolos en el cielo  a empujones. Y clamando con Jesús: “Padre perdónales, porque no saben lo que hacen.”

23756037135_f9ee3b8102_k

Tenemos que ser ese grito de perdón al Padre. Tenemos que cargar, como Jesús, sobre nosotras el pecado del mundo, llevándolo al patíbulo, llevándolo a la Cruz. Empaparnos en la Sangre y el Agua del Costado y lavar todo ese pecado. Y ofrecerle al Padre hijos regenerados, nuevos, vivos, resucitados para siempre… hijos en el Hijo Primogénito. Esa es nuestra misión: ¡Dame almas y quítame todo! ¡¡Dame almas y quítame todo!!

Tenemos que ser las que, abrazadas a Él, clavadas y traspasadas con Él,  suframos su sed, esa sed acuciante, abrasadora… ¡¡Ojalá!! ¡ojalá que esa sed nos consuma!  Y al mismo tiempo tenemos que ser el agua que calme esa sed. Ser la gota de agua fresca, transparente, que en los labios de Jesús, suaviza un poco el tormento de su sed, alivia un poco esa sed.

Todo eso y mucho más -pero no quiero seguir ya- es lo que tiene que ser este Carmelo, pero sobre todo… unas manos que sostienen una patena y se elevan a Dios ofreciendo la humanidad. Creo que eso es lo más importante, la idea más fuerte, la más central: esas manos elevando en una patena la humanidad entera. Tenemos que tirar de toda la humanidad hacia arriba,  y elevarla al Padre. A un mundo pagano, olvidado de Dios, alejado de Él, que le ignora, tenemos que ponerlo en esa patena y no cansarnos nunca de ofrecerlo, de elevar las manos y arrastrar hacia el cielo a la humanidad.

IMG_20150713_130300

12 comentarios en “¿Quienes somos las Carmelitas Samaritanas?

  1. Conocí a la M. Olga, cuando le lanzó a la aventura de buscar vocaciones. La ofrecí visitar un Foro donde yo me llamaba Corrientita, y pasó largo tiempo con nosotros, hasta que poco a poco fue desapareciendo….. Luego he seguido un poco sus pasos y me parece un milagro todo lo que ha ido sucediendo. Me alegro mucho y me uno a las Carmelitas Samaritanas del Corazón de Jesús para dar gracias y cantar las Misericordias del Señor…. Ha estado grande con vosotras y se os ve la cara de alegría a todas. FELIZ NAVIDAD, y rezad un poquillo por mí, que atravieso momentos de gran dificultad por la gravísima enfermedad de mi esposo….Un abrazo para todas las Hermanas y …..¡¡Animo, a seguir adelante!!

    Me gusta

  2. Buenas,
    Os conozco desde hace muy poco tiempo y por casualidad. No sé cómo fui a parar a vuestro Canal de Youtube y me encontré con la canción “Aunque todos te abandonen…Nosotras no!”. No sé tampoco cómo pasó, pero me enganchó la canción, hasta el punto de decidir comprarme el CD (de esto hace pocos días). Y no sé como, una hermana llamó a mi móvil preguntándome por unos datos de mi dirección postal: al oir su voz me dió un salto de alegria (que la pobre hermana pensaria, esta está zumbada!), porque era como si estuviese escuchando la voz de alguién que conocia y que hacia mucho que no veia! Hasta le dije: “un saludo a las hermanas!” (yo creo que ahí, alucinó más la pobre hermana!). Al cabo de un dia (antes de ayer) recibí el CD y me puse muy muy contenta… De hecho me acompaña en mis ratos de oración nocturna! Y le di las gracias.

    Me sorprendre porque la Madre Olga tiene tres años menos que yo, y veo la alegria que transmiten en sus vídeos, en sus testimonios (del Canal de Youtube) que me parece increible que en el mundo que vivimos tan hostil, donde la competencia, el ansia de poseer… es lo que impera. Pero, lo que aún me sorprendre más, es que yo fui a un colegio teresiano; con lo cuál la figura de Santa Teresa ( y su “Vivo sin vivir en mi y tan alta vida espero, que muero porque no muero…” y su “Nada te turbe y nada te espante” —además que Dios también anda entre los pucheros—) se me quedó muy marcado. Y de eso han pasado más de veinte años. A pesar de eso, siempre me he sentido un poco “Santa Teresa” (como mujer no como Santa): siempre he ido contra corriente en mi vida! Esto luego te pasa factura, pero no puedes concebir la vida de otra manera.

    Me gusta que compartais vuestras experiencias de vida, vuestras oraciones, vuestras canciones…Incluso, hoy que es jueves, la exposición al Santisimo (espero acordarme de la hora y no perdermela, es mi primera vez). Ha sido un gran descubrimiento en mi vida!

    Gracias hermanas!!!

    Me gusta

  3. Las sigo por el canal de you tube y por facebook desde hace creo que unos tres años aproximadamente, siempre me han transmitido mucha paz, y una alegría de espíritu. Dios siempre me ha ayudado, desde jovencita leí a Santa Teresa y la vuelvo a releer hoy en día. Quisiera pedirlas hermanas que recen por mis hijitas y por mí, ya que estamos pasando por una situación muy díficil. Se lo agradezco de antemano. Espero algún día no muy lejano poder ir a verlas.

    Me gusta

  4. El Señor es maravilloso y nuevamente veo que no existe la casualidad, pues por facebook acabo de conocerlas; esa inquietud de conocer sobre su carisma me llevó a esta descripción de quiénes son y es un deleite leer todo lo que significa ser carmelita samaritana y ver, como dice la hna. que el centro de todo es el Amor, a lo que me recuerdan las palabras de Sta. Teresa de Liseux “voy a pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra”…..la vida religiosa ha ido constantemente detrás de mi…..y nunca había pensado en la vida monástica…..quisiera saber más sobre su congregación y los requisitos para ingresar……mil bendiciones….esperaré gustosa saber de ustedes…..mil bendiciones para la comunidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s