Gustar y amar el bien

Hemos nacido de la benevolencia eterna de Dios. Somos fruto de la Redención de Cristo y consecuencia del amor infinito de Dios y es innato en nosotros “gustar y amar el bien”.

¿Que nos entristece? Simplemente que no nos amen y no nos estimen, cuando debería entristecernos que -siendo consecuencia de la Benevolencia (bene-volo) de Alguien- no seamos benévolos, no queramos el bien por encima de todo. Deberíamos entristecernos sólo cuando encontramos en nuestro corazón algo no bueno, algo que expulse el bien de nuestro corazón y no nos lleve a amarlo y gustarlo.

Eso significa que el Espíritu Santo, que es Quien nos hace “gustar y amar el bien”, no reina en nuestro corazón y ha tenido entrada el espíritu malo… y, por lo tanto, arrinconamos a Dios en nuestro corazón y no le dejamos que sea el Dueño completo y absoluto de nuestra vida.

Esa debería ser nuestra única tristeza, pues es las tristeza verdadera: expulsar a Dios de nuestra vida y permitir que en nuestro corazón entren otros “señores”.

Un comentario en “Gustar y amar el bien

Responder a Antonio Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s