Las relaciones “políticamente correctas”

Y ante esto, Santa Teresa es como muy… Porque… ¿qué pasa? Si falla el diálogo en armonía, ese mirar juntas en la misma dirección y que las palabras tengan el mismo significado para todas… pues eso al final… desencadena una serie de cosas negativas en la vida común: primero, que los miembros no se conocen, en el sentido profundo de conocerse; si no se conocen, no se aman. Viven puede ser que en paz, puede ser que vivan en un perfecta armonía exterior, en una perfecta observancia y en un perfecto orden pero distanciados, cada cual en su feudo, cada cual en su islote, con lo cual no existe la comunión, con lo cual no existe la fraternidad, con lo cual no existe la unidad, con lo cual no hay testimonio de vida… “¡Que sean completamente uno para que el mundo crea!” Esto rueda perfecto exteriormente, todo está en un orden irreprochable pero cada uno está a su aire y vive distanciado del resto.wp-1591692314249.jpg

Las relaciones, más que sinceras, son de apariencia, se es políticamente correcto, todo se hace bien de cara a la galería, pero no hay una relación interior, no hay un vínculo interior. No hay un afecto, no hay un amor y, por supuesto, no hay profundidad en la relación. El que es políticamente correcto no profundiza ninguna relación, es correcto con todo el mundo pero no se vincula a nadie ni a nada. Y la confianza mutua no existe: si eso es políticamente correcto, soy políticamente correcta pero no me fío de nadie, o sea, mi confianza es otra cosa, la confianza es otra cosa. Y si en una comunidad no hay confianza mutua, ¡no puede haber amor! Y si no hay amor… ¡pues me contaréis qué tipo de comunidad es! Puede ser una comunidad humana perfectamente estructurada, pero nunca será una comunidad evangélica, nunca será una comunidad en Cristo, una comunidad que sea testigo de Cristo, eso es evidente.

A parte de que, yo estoy utilizando ahora mismo el término “políticamente correcto”, que hace unos años no existía. Cuando yo era adolescente, nadie hablaba de ser políticamente correcto. Eso se utiliza de diez años o doce para acá. Cuando yo era adolescente se llamaba a los políticamente correctos con un nombre mucho más real, que recoge el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, que es “hipócritas”. ¡Los hipócritas son los políticamente correctos!

Lo que pasa es que la palabra “hipócrita” nos suena fuerte, muy dura y entonces decimos “fulanito, es políticamente correcto…” y dices: “¡Caray! Fulanito es un hipócrita de tomo y lomo”, o sea: un falso de preocupar ¿no? Pero como hemos inventado un eufemismo -los españoles somos expertos en inventar eufemismos– “políticamente correcto”. Pues, pura apariencia, pura fachada, todo corrección… pero en el fondo no hay nada real, nada veraz y nada sólido. Es una cáscara muy bien, que queda muy bien pero nada más; es correcto pero no hay nada.

Eso en una comunidad es lo peor que puede suceder: que sus miembros sean “políticamente correctos”, porque entonces está hablando de una superficialidad y de una máscara que no… que está ocultando personas reales, que las personas reales que forman ese colectivo, esa comunidad, nunca asoman como tales al exterior, nunca se muestran. ¡Y yo creo que eso en una comunidad evangélica es lo peor que se puede pasar!

4 comentarios en “Las relaciones “políticamente correctas”

  1. Así es madre Olga, políticamente correct@s, hipócritas o cínic@s; éste es un gran mal de nuestra actualidad, que muy bien indica.
    La clave es el afecto, que falta en la mayoría de las relaciones; sean familiares, comunitarias o sociales.
    En cualquier caso, es necesario el afecto.
    La causa, si profundizamos, está en falta de respeto : a mí mismo, al prójimo y al Creador *de ambos*.
    Si supiéramos y sintiéramos que tod@s somos Cuerpo Místico del Señor, actuaríamos acorde.
    Hay un gran camino por recorrer.
    Vosotras nos ayudáis …
    Muchas gracias por todo, muchos besos y que Dios Os Bendiga.

    Me gusta

  2. Me gustó mucho este pensamiento. Hacía tiempo que no los recibía, y por eso, doblemente contento, por la reflexión y por volver estar en contacto. El Papa Francisco dice en esa línea que él prefiere que nos demos un golpe (piñazo) creo que en la cara, a que andemos con murmuraciones. Un abrazo de hermano, queridas hermanas…de Chile.

    Me gusta

  3. “CONFIANZA” La palabra mágica que abre todas las puertas y todos los corazones. Pero ,con cuantas personas de nuestro entorno,o nuevas amistades ,se puede contar?Por triste que sea ,con pocas.Así que, a disfrutar de las personas que queremos y nos quieren, los demás….. Un abrazo,Madre.❤❤❤❤

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s