El sufrimiento del sacerdote

Me ha llegado este texto del Arzobispo de París y me parece que es precioso y muy conmovedor. Sobre todo me parece importante valorar la vida de nuestros sacerdotes desde otra perspectiva: la del amor que nos tienen y la de su dolor, como padres nuestros que son, cuando ven que nos desviamos.

Historia-de-la-Iglesia-Catolica

Del Arzobispo de París, Mons. Aupetit sobre “El sufrimiento del sacerdote”

“Lo que estamos experimentando en este momento cuando los sacerdotes celebran sin sus fieles nos hace comprender profundamente lo que puede ser el sufrimiento del sacerdote.
El sufrimiento del sacerdote no es lo que la gente buena suele creer. Dicen: “Es porque vive solo, que es soltero, que no tendrá hijos”. Esta compasión es conmovedora, pero no es exacta. La elección asumida del celibato es un acto de libertad como cualquier compromiso radical. Es sobre todo un acto de amor, un don total de uno mismo a Dios que nos lleva completamente con nuestras debilidades, nuestras deficiencias, nuestra miseria.

El sufrimiento del sacerdote, sin embargo, está vinculado a la Eucaristía, a la Misa.
El sacerdote da su cuerpo, su corazón, su palabra, todo su ser para que Cristo pueda salvar al mundo con su ofrenda en la EUCARISTIA, en este momento cuando se celebra la misa.

Hay un pueblo elegido: el pueblo judío. Hay un pueblo de sacerdotes: el pueblo cristiano.
En misa el bautizado ofrece a Dios el único sacrificio de Cristo (el Sacrificio De la Cruz) y lo ofrece por la salvación del mundo.

Cuando el sacerdote, el Domingo, ve una iglesia vacía de sus bautizados, oye esta frase crucificadora: “Esta mañana preferí dormir hasta tarde” o: “No me apetecía” o: ” Es demasiado largo y aburrido” y luego también: “yo Rezo solo “…

Ante esas afirmaciones, el corazón del sacerdote está realmente perforado como el de la Virgen María al pie de la Cruz. Este es el sufrimiento del sacerdote. Es invisible, solo lo conoce Dios.

Creo que es Jesús quien le da a sus sacerdotes la gracia de compartir con él un poquito de su dolor extremo por haber sido rechazado el Viernes Santo: “Mi alma está triste hasta la muerte” (Mt 26,38 )

Puedes pensar que este sufrimiento del sacerdote es muy ligero.
Bueno, te equivocas porque las heridas más dolorosas son las heridas del amor.
El sacerdote dio su vida por amor: “Donde está tu tesoro, allí está también tu corazón” (Mt 6,21).

Si todos los bautizados tuvieran la inteligencia de lo que está sucediendo en la Misa, no sería el 4% de los bautizados quienes practicarían, sino el 100%. Esperemos que lo que estamos experimentando hoy dé a todas las personas bautizadas el comprender este gran Misterio y un corazón que se deja tocar por el amor del Señor.

+ Michel Aupetit, arzobispo de París.

Un comentario en “El sufrimiento del sacerdote

  1. PRECIOSO!!! Madre Olga como tu veras leo TODO lo que os publicáis, aca en Argentina , también confinados en esta cuarentena, rezando y pidiendo por el fin de esta pandemia, lógicamente aceptando la voluntad de Nuestro Señor JESUS!!! Os abrazo a todas esde aquí!!!!!
    Enviado desde Correo para Windows 10

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s