UNA VOZ AL SERVICIO DE TODOS

Es imposible dejar de homenajear esta semana a una bellísima persona que acaba de fallecer: Montserrat Caballé. No la he conocido personalmente -¡ya me hubiera gustado!- pero mi admiración por ella es inmensa y ha influido en mi vida. Obviamente es de destacar la belleza impresionante de su voz y su talla artística, pero lo que más me ha impresionado siempre de ella ha sido su bondad, su calidad humana y espiritual y su humildad. He disfrutado oyéndola cantar, pero sobre todo he gozado ep_montserrat_caballe_620x350viendo sus entrevistas, en las que se puede entrever su grandeza de alma, su sencillez, su simpatía, su afán por pasar desapercibida y huir de la notoriedad, su amor apasionado por su familia…

Pienso que luchó siempre por seguir siendo “normal”, por continuar siendo muy humana cuando su voz prodigiosísima podría haberla convertido en alguien “sobrehumano” incapaz de pisar en suelo y rozarse con el común de los mortales que carraspeamos y tenemos voz de pato. En una de sus entrevistas la oí tildar de ridículos a aquellos que se consideraban a sí mismos, por sus voces y dones similares, seres estelares. Ella, en su humildad, decía que el intérprete siempre está al servicio de la obra del compositor, al que consideraba el verdadero artista. Ella se sentía “al servicio” de la música, y estoy convencida de que ahí se hallaba la clave de su éxito: en su actitud de servicio. Me ha parecido preciosa, a la hora de cantar, su capacidad de cantar con todos y cualquier tipo de música, sin menospreciar ningún género musical, ni a nadie. ¡Que impresionante oírla cantar “Tosca” y en el vídeo siguiente verla en un tablao flamenco o con Freddy Mercury!

Nunca olvidó sus orígenes humildes y los desahucios que sufrió en su infancia, llegando a pasar varias noches en la calle por no poder pagar el alquiler, pero a la vez que nos lo contaba con sencillez, nos decía cómo aprendió a disfrutar -en aquellas noches al raso- contemplando la belleza e las estrellas.

Hay algo que a mí me gustaría destacar de ella y que tienen un valor inmenso: sus más de cincuenta años felizmente casada con Bernabé Martí, su enamoramiento inicial, tan cuidado y mantenido a lo largo del tiempo, sus fotografías juntos y cogidos de la mano, su fidelidad… ese cuidar el amor para que no se desgastara con el paso de los años y con las dificultades de una carrera artística que implicaba separaciones y viajes… Me gustaría destacar todo esos valores que ella ha vivido y que parece que hoy están a la baja en personas con un perfil público y social y con una cierta relevancia artística: ella nos ha demostrado que los valores familiares tradicionales no son incompatibles con una brillantísima carrera artística.

También montha ido diciendo con la cabeza bien alta que era creyente. La cito textualmente: “He procurado siempre vivir de fe en mi trabajo, no olvidarme nunca de rezar antes de subir a un escenario, hablar con Dios, de un modo u otro, a lo largo de la jornada: entender que mi fe puede trascender también el ámbito personal. (…) Mi vida tampoco tendría sentido sin mi familia, (…) aunque, por imperativos profesionales, tengo que desplazarme y viajar de un extremo a otro del globo, siempre he procurado encontrar los espacios necesarios para cuidar estos valores: la fidelidad, la unión y el amor. (…) Todo esto he procurado enaltecerlo por medio de la fe que me ha hecho y me hace esperar el premio más grande, el éxito más sorprendente, la alegría en el corazón de los que buscan al Señor.”

Se puede decir más alto, pero no más claro: la fe da sentido y valor a los mayores prodigios de la naturaleza. La voz de Montserrat Caballé fue un prodigio, no hay duda, pero lo verdaderamente prodigioso fue la humildad del ser humano que recibió el don y no se apropió de él, sino que se sintió depositaria del mismo y supo agradecérselo a Dios y utilizarlo para servir.

 

2 comentarios en “UNA VOZ AL SERVICIO DE TODOS

  1. Personas como Montserrat Caballé no se deberían de morir ¿verdad Madre? Me gusta que usted también la admire. Además de su voz y de su bondad destaquemos también su españolidad. Un abrazo a todas “mis” carmelitas que cantan casi como ella. Es un cariñin……

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s