El mito de la ciencia y de la técnica

Yo para nada estoy en contra ni de la ciencia, ni de la técnica. Pero sí que estoy en contra de que eso se mitifique y se convierta en un dios.

No nos va a salvar la ciencia, ni tampoco la técnica ¿queda claro? ¡Está más que demostrado! Pero hay gente que todo lo pasa por el tamiz y la lupa de la ciencia y la técnica; y lo que no son capaces de pasarlo por ahí, no se considera y no se admite. Es como un criterio de vida: “¿Es científico? ¿Es técnico?… ¡Lo admito!” “¿No es científico? ¿No es técnico? ¡No lo admito!”…

Con lo cual, la dimensión transcendente de la persona se la han cargado directamente. Y todo el mundo de los sentimientos, del afecto, de un montón de realidades que no son materiales, ni científicas, ni técnicas -como valores morales y espirituales- se los han llevado por delante el mito de la ciencia y de la técnica.

Es verdad que vivimos en una sociedad, la sociedad occidental del siglo XXI, donde los progresos técnicos y científicos son innegables, y al mismo tiempo son enormes, muy rápidos, muy veloces: hay muchísimo progreso y a muchísima velocidad.

No hay más que ver que el mundo de la informática: te compras una tablet y… en sesenta días está obsoleta; y en un año ya… ni te cuento: ¡¡es de la prehistoria!! Esto no es una tontería y lo estamos viendo continuamente.

Todo esto, todos estos progresos, es cierto que han contribuido a mejorar el nivel de vida en muchos aspectos, pero solo en cierto número de países. ¡Eso también hay que tenerlo en cuenta! Porque no es un bien real. Los pobres y los indigentes siguen ahí como siempre estuvieron, a ellos el progreso no les ha afectado, no les ha traído ningún bien. A las zonas de la hambruna, de las grandes hambrunas, como el Cuerno de África… ¿de qué les ha servido el progreso de la ciencia y de la técnica? Se siguen muriendo de hambre exactamente igual.

IMG-20180605-WA0122.jpg

¿Por qué? Porque el egoísmo del hombre hace que el progreso sea utilizado no para el bien -pues el bien no excluye a nadie- sino para lo que se quiere. O sea, el hombre se constituye en dueño también de los beneficios de las cosas.

Esta es la parte del progreso que no nos cuentan, que intentan ocultar. Nos hablan de los progresos de la ciencia y de la técnica, del estupendo el nivel de vida que se va adquiriendo, de la cantidad de mejoras en el campo médico, en el campo de la informática, en el campo laboral… ¡Mentira! Porque nunca ha habido más progreso y nunca ha habido más gente estresada que ahora tampoco.

Una señora me lo decía un día: “Nunca hemos tenido tantos aparatos en casa las amas de casa y nunca hemos tenido menos tiempo que ahora”. Y decía: “Yo antes tenía dos niños pequeños, la mitad de aparatos y de comodidades en casa que ahora, y tenía tiempo para hacer cosas. Ahora ya no tengo niños a mi cargo y tengo de todo -microondas, lavavajillas, lavadora, aspiradora…- y no tengo tiempo de nada, y encima estoy estresada…”

¿Qué pasa? Esas son interrogaciones que debemos hacernos: ¿qué está pasando? -porque es una realidad- ¿Qué pasa? ¡¡Algo pasa!!… vamos a ir viendo y quizás podamos responder a algunas de estas cuestiones.

El reverso de la medalla del progreso técnico… Hay mucha gente que se encarga muy bien de que no nos acordemos de él, pero el reverso de la medalla es muchas veces muy cruel: la contaminación, el SIDA, la manipulación genética, la tecnología nuclear con todos sus riesgos… y no solo riesgos, sino males reales que ya hemos padecido y se siguen padeciendo… ¡Todo eso!

Nos quedamos con lo estupendo que es el Ipad, las fotos tan geniales que saca y lo maravilloso que es, porque tiene un zoom… pero es que, para que eso sea así, hay muchas cosas buenas y necesarias que se están sacrificando y se están machacando. Y este planeta que Dios nos ha dado, magazine-unlock-05-2.3.808-_b141e21abdf249b293eb8f3961e337a5.jpges de todos y, como no lo cuidemos y lo estropeemos… ¡es dónde vivimos! Y no lo está estropeando nadie más que el propio hombre. El mayor depredador del planeta es el hombre, no son las fieras de la selva… ¡es el hombre!

Esto se nos oculta porque nos crea malestar, nos resulta incómodo, y preferimos no pensarlo. Pero es una realidad natural, material, que está ahí, queramos mirarla o no…

Se ha creado con todo esto un mito, que es que nos creamos que, a través de la ciencia y de la técnica, puede desaparecer el dolor, el sufrimiento y la pobreza. ¡Y está claro que no! En el mundo hay cada vez más progreso y más ciencia y más técnica, pero sigue habiendo sufrimientos, sigue habiendo dolor y sigue habiendo pobreza; e incluso sufrimientos nuevos, que se derivan de ese progreso y de esa técnica. Porque, claro, los problemas de la energía nuclear y todas las cosas que se han derivado de ella… cuando no había energía nuclear, ¡no los había! Son un sufrimiento nuevo, consecuencia del progreso.

Y repito que yo no estoy en contra del progreso, de la ciencia y de la técnica. Pero hay que ser realistas y valorar las tres cosas en su justa medida.

Es bueno que seamos conscientes de que no es todo tan genial como nos lo pintan. Y sobre todo, insistir en que no hay que mitificarlo: es una realidad como otra cualquiera de este mundo, pero no hay que mitificarlo, no hay que hacer de ello una especie de dios.

3 comentarios en “El mito de la ciencia y de la técnica

  1. Buen día madre Olga.Estoy de acuerdo con usted madre hay que dedicarle mas tiempo de calidad a la gente que amamos y orar por las personas difíciles como nos dice Dios nuestro Señor si solo amamos a los que nos aman que de extraordinario tiene?.Hasta pronto.
    El vier., 8 de junio de 2018 10:41 AM, Grita al mundo escribió:
    > Madre Olga María posted: “Yo para nada estoy en contra ni de la ciencia, > ni de la técnica. Pero sí que estoy en contra de que eso se mitifique y se > convierta en un dios. No nos va a salvar la ciencia, ni tampoco la técnica > ¿queda claro? ¡Está más que demostrado! Pero hay gente que” >

    Me gusta

  2. madre Olga:
    con todos nuestros respetos a los practicantes de yoga y todos los deportes afines, a los inventos de la new-age y a todo lo demás, llámese ciencia o pseudo ciencia, que sigan con todo lo que quieran, pero nosotras vamos a seguir con lo que estábamos: la DOCTRINA ESPIRITUAL DE SANTA TERESITA. A mi me estaba transformando.
    Un abrazo, como siempre, para todas las carmelitas samaritanas del Corazón de Jesús, que supongo hoy están celebrando su fiesta. FELICIDADES de mi parte. No se me olvidará nunca la imagen que tenéis en vuestra capilla de la que disfruté unos días el pasado verano.

    Me gusta

  3. Por mucho que nos lo quieran vender que todo es muy guay y todo va muy bien,”el norte y el sur” “los pobres y los ricos,” va a seguir existiendo .Pero claro, mientras yo viva bien,a mi que me importa el que tengo al lado.Esto si que cambió de un tiempo atrás,hasta ahora.Antes la gente se preocupaba:Entre familiares,vecinos,amigos, PARROQUIAS.Ahora,yo,y luego yo y después yo.Voy a dejar el pesimismo, porqué hay gente buena ,lo que pasa es que pasa desapercibida,porque hacen bien sin meter ruido.❤️❤️❤️❤️❤️

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s