LA FUERZA DE UNA SONRISA

 

La pasada semana estuve pasando varios días en una gran ciudad, fuera de Asturias, y viví una experiencia que me ha impresionado y quiero compartir con todos mis queridos lectores, porque me ha dejado… conmovida y me ha hecho pensar mucho.

Iba yo en un autobús urbano y me dí cuenta de que a unos metros de mí, apoyada en un andador, estaba una anciana que me miraba fijamente, insistentemente… la miré abiertamente y le sonreí con cariño, pues siempre los ancianos y las personas débiles me suscitan ternura y… ¡esa sonrisa fue el detonante!

A continuación ella me empezó a hablar y yo me acerqué para escucharla mejor; me dijo que se llamaba Celia y empezó a contarme que estaba sola, que vivía en una residencia de ancianos y me pidió que le permitiera besar mi Crucifijo, el que llevo en el pecho sobre el hábito. Por supuesto se lo acerqué y lo besó con verdadera veneración.

Nunca olvidaré el agradecimiento de aquellos ojos y sus lágrimas a continuación: es imposible expresar más gratitud y más dolor al mismo tiempo en una mirada, tanto que me resultaba difícil prestar atención a lo que me decía al mismo tiempo. Me conmovió tanto que le acaricié la mano y rápidamente ella me la tomó y ya no se soltó en todo el trayecto. Sin dejar de llorar y sin soltar mi mano me dijo: “¡Hace tanto tiempo que necesito agarrar la mano de alguien y no tengo a nadie…!” Estas palabras, sus lágrimas, y el tono en que las pronunció, me traspasaron el corazón y aún hoy siento lo mismo cada vez que las recuerdo.

Al llegar al final del trayecto le pregunté cómo bajaba del autobús con el andador y me dijo que bajaba sola, como podía, o esperaba a que alguien se compadeciera de ella y le echara una mano. La ayudé a bajar, le prometí no olvidarla en mis oraciones y le dí dos besos con todo mi cariño y al besarla… sus lágrimas empaparon mis mejillas. Algo dentro de mí se quedó dolorido y hondamente compadecido. No la miré más, porque me faltaba valor al ver que nuevamente la había dejado esperando a  que cambiara el semáforo, con su andador y su soledad, pero desde ese día rezo mucho por ella y por este mundo tan herido de soledad y de desamor.

A veces nos da vergüenza ser humanos y cariñosos, preferimos fingir que estamos demasiado ocupados para preocuparnos de lo que pasa a nuestro alrededor y ser cercanos y amables. Nuestro egoísmo nos impulsa a centrarnos en nosotros mismos y no sonreír. ¿Qué hubiera pasado si yo no hubiera mirado a Celia y no la hubiera sonreído?

Tantas cosas hermosas dejan de acontecer porque no damos amor, porque no nos damos a nosotros mismos… descargaLos minutos de trayecto en bus con esta mujercilla anciana y frágil han dado lugar a tanto amor en mi corazón… No sé si yo a ella le di algún consuelo o le hice, finalmente, algún beneficio, pero ella a mí… ¡me ha enriquecido sobremanera! Me ha resituado en lo verdaderamente importante y valioso de la vida y me ha ayudado a relativizar esos “problemas” a los que damos tanta importancia y que no son para tanto. Me ha recordado que los verdaderos males de este mundo tienen su raíz en el desamor y el individualismo brutal que intentan que imperen en nuestra sociedad.

Pero sobre todo pensad que, durante unos minutos, el mundo fue un poquitín menos cruel y menos inhumano. Valoremos la fuerza transformadora de una sonrisa y de una mirada cariñosa y dejémonos de timideces absurdas.

 

6 comentarios en “LA FUERZA DE UNA SONRISA

  1. Que sabias sus palabras hermana Olga y también reconfortantes en estos momentos de tanta violencia.y comenzar por nuestro hogar .
    El vier., 4 de mayo de 2018 05:57 AM, Grita al mundo escribió:
    > Madre Olga María posted: ” La pasada semana estuve pasando varios días en > una gran ciudad, fuera de Asturias, y viví una experiencia que me ha > impresionado y quiero compartir con todos mis queridos lectores, porque me > ha dejado… conmovida y me ha hecho pensar mucho. Iba yo e” >

    Me gusta

  2. Siempre pienso que cuesta el mismo esfuerzo poner una sonrisa, que una cara mustia.Mismamente las fotos,de ver una cara sería a una sonrisa,cambia hasta el color de la foto.Hay que trabajarlo,porque la verdad,a veces cuesta poner buena cara,pero con esfuerzo todo se supera.☺️☺️☺️☺️☺️☺️

    Me gusta

  3. Mi querida Madre Olga, no sabe usted cuántas veces en mi vida me ha motivado esa sonrisa vuestra, estaba en días pasado muy abrumada por unos malentendidos con familiares medio indirectos, pero familia al fin…. no comprendo de verdad a la gente con comportamiento confrontacional y que de un ” paraguazo ” pueden derribar la buena intención de otros, gentes algo así como poseedores absolutos de la verdad que con su tan alta autoestima corrigen con arrogancia todo lo que otros hacen, sintiéndose perfectos en sí mismos…… en fin experimenté ser el patito feo en una dimensión bastante real… no sé si callé por humildad, o por temor; pero me encaminé a casa bastante vulnerada en mi ” buena intención y buen obrar ” pensando qué hice mal … cuestionándome, de pronto me puse a hojear mi ” cuaderno carmelita “, en el escribo temas y pensamientos de mis retiros espirituales, propósitos sacados en limpio después de cada confesión , o de cada homilía de la Santa Misa, conservo en el, un sin fin de estampas y estractos de la vida de Santa Teresa la Grande, y de Teresita del Niño Jesús….. con ellas hablo todos los días, encomendándoles unas u otras intenciones pequeñas y gordas, ellas me comprenden, son mis amigas íntimas.
    De pronto salta a mi vista un recorte precioso de una foto vuestra que conservó con mucha emoción desde hace unos años en donde está con su hábito actual de Carmelita Samaritana, ¡ CON UNA AMPLIA SONRISA !… a través de la cual puedo imaginar fácilmente el Cielo, al verla cambió mi estado de ánimo como por arte de magia, pues la saqué de mi cuaderno y la puse en mi escritorio para contemplarla todo el tiempo, ya que me produce algo muy grande y especial, luego sentí Madre Olga, vuestra compañía, y esa mirada tan amable y llena, llena de dulzura, ¡ reconfortante para mí ! luego usted sin saberlo cambió mi día, y mi estado de ánimo.
    Comprendo el gozo de aquella viejita que se encontró con vuestra presencia, una esposa real de Cristo !!!
    Gracias muy querida Madre Olga María
    Le mando un abrazo fuerte y cariñoso
    unida a usted en Jesús y María Santísima
    M.Eliana

    Me gusta

  4. Que hermoso Gesto!! Madre Olga!! Sin dudas , Dios actua en tu alma Claramente , Sos Un Puro reflejo del amor de Dios . Tu alma, Es una Fuente de esperanza para La Humanidad . Desde Argentina , Buenos Aires. Bendiciones para vos ❤ y Para Todas Las Hermanas mediante Dios Y Maria !! . Rezo x ustedes .. Estan en mi corazon… Es Hermosa la vida Carmelitana 😍 Vivir Para Dios , Solo para Dios …

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s