¿DEPENDE… O SEGÚN…?

Hace unos días pude comprobar lo importante que es ser uno mismo, sin variar cada dos minutos según sople el viento. Estaba hablando con una persona en un tono agradable, familiar y distendido, y de pronto… entró en escena una tercera persona, de una cierta relevancia social y… mi interlocutor cambió por completo: de una conversación llana y distendida pasó a una actitud fría, distante y a todas luces artificial.magazine-unlock-01-2.3.815-_a68a5475e6d843498fc65a75e2b70b06.jpg

Como hay confianza, cuando volvimos a estar solos y tuve oportunidad… le comenté la impresión que me causó su cambio tan repentino y me contestó que se adaptaba a las circunstancias y las personas. Planteado desde ese punto de vista… reconozco que en un primer momento casi me convence, pero cuando me puse a reflexionar sola, vi con claridad que no, que tenemos que ser nosotros mismos siempre, libres y sencillos, en cualquier circunstancia. No podemos cambiar de máscara y de traje según el tiempo que haga y la persona que se siente a nuestro lado.

Si yo tengo una convicción, unos principios morales y religiosos, eso no es cambiable ni adaptable según… o dependiendo… Se supone que esas convicciones son parte de mí misma y de mi identidad y no las puedo camuflar en función de que puedan caer bien o mal, ser aceptadas o rechazadas. Una cosa es la prudencia y no ir por ahí blandiendo ideas como si fueran espadas para cortar cabezas, y otra cosa es esconderse. Una cosa es ser correcto y educado y adaptarse al status y nivel cultural de las personas ante las que nos hallamos, y otra cosa es perder la sencillez y dejar de ser uno mismo.

Si es por cuestión de educación y de ser considerados y correctos, deberíamos ser igual en el trato con el presidente del gobierno que con el barrendero municipal, porque creo que ambos se merecen el mismo respeto y la misma consideración. IMG-20171105-WA0141.jpgPersonalmente no comprendo esos cambios de registro: no se trata a las personas en función de su trabajo o posición social, sino por lo que son realmente por sí mismas, y para mí todas -sin excepción- tienen la misma dignidad humana y merecen el mismo respeto. Esto significa que yo soy yo misma siempre, y que he de ser asequible, cercana y tratable para todos, porque cambiarán las circunstancias y las personas, pero eso no justifica que yo pierda la libertad y deje de ser yo, convirtiéndome en un títere de los momentos que me toque vivir.

Sonreír es siempre sonreír, en cualquier circunstancia y con todos, y lo mismo sucede con la amabilidad, el cariño, la delicadeza… ser y vivir con naturalidad eso que yo he decidido, sin condicionarlo a nada ni a nadie. Hay valores y convicciones que trascienden tiempos, ideologías, lugares y status sociales. Y la sencillez es uno de esos valores por los que he apostado; otro es la autenticidad, la ausencia de fingimientos y de apariencias. Mi vida tiene que ser íntegra y limpia para poder vivir sin necesidad de aparentar nada: ser siempre la que soy ante Dios y ante mi conciencia. Así lo veo y así lo comparto con vosotros.

 

2 comentarios en “¿DEPENDE… O SEGÚN…?

  1. Así nos va ,cambiamos de chaqueta dependiendo a quien tengamos delante.Yo le tengo que dar gracias a Dios todos los días,porque soy lo que se ve,con muchos fallos y caídas, pero procuro llevarlo por lo menos con paz.Gracias Madre por tan buenos consejos.Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s