EL PERDON ES LUCHA

La semana pasada hablé del perdón y terminé mi articulillo con la promesa de explicar algo de cómo se puede perdonar en la práctica. Sí, porque cuando animas a las personas a perdonar y no guardar rencor, la objeción más habitual es: “Sí, claro: ¡qué más querría yo que poder perdonar y no acordarme más de ello! Pero es imposible, me viene a la cabeza una y otra vez eso que me hicieron y… ¡no puedo!” De acuerdo: no pasa nada. Eso significa, simplemente, que eres una persona normal y no tienes amnesia.IMG-20180329-WA0006.jpg

Es perfectamente normal recordar las cosas, y más si son sucesos o circunstancias que nos han afectado especialmente y han dejado cierta mella en nuestra sensibilidad. Y también es normal que, al recordarlo, se renueven los mismos sentimientos ligados a ese acontecimiento: de dolor o de gozo. Bien… hasta aquí todo normal ¿no?

Si recordamos -por poner un ejemplo- la emoción que experimentamos al nacer nuestro primer hijo, ese recuerdo nos hace gozar y volver a disfrutar las emociones positivas de aquel momento, y eso no nos hace sentirnos mal, ni tristes, sino felices y, si acaso, sentimos nostalgia y añoranza de aquel bonito momento… El problema viene cuando -en vez de recordar un acontecimiento feliz- recordamos algo que nos dolió, sobre todo no un dolor natural, como puede ser una enfermedad, sino el daño causado directamente por alguien. Esto ya… nos supera: “¿Cómo voy a perdonar a esta persona, si cada vez que me acuerdo de aquello vuelvo a experimentar el mismo dolor? ¡Es imposible perdonarla! ¡No puedo!” Pues… sí que se puede, aunque sientas el mismo dolor y la misma rabia cada día de tu vida, porque el perdón no está en el ámbito de los sentimientos, sino en la determinación de la voluntad.

Y ahora te imagino con cara de… “no entiendo nada… entonces los sentimientos de uno no valen para nada?” Valen para muy poco, en el sentido de que no son sólidos, ni inmutables, sino frágiles -por fuertes que parezcan- y muy volubles. Los sentimientos pueden ser intensos, pero no fuertes; la fuerza está en la voluntad, que está directamente ligada a la libertad, a lo que yo decido.

Lo que importa no es lo que sientes -sea bueno o malo- sino lo que decides. Los sentimientos te asaltan, y van y vienen, y se “padecen”: somos sujetos pasivos de sentimientos que llegan, nos agitan, nos impulsan en una dirección o en otra… y se van, queramos o no, y que varían influidos por muchas circunstancias. Son como el tiempo que hace: hay que aprender a vivir con ellos, toque lo que toque: lluvia, sol o vendaval. Los sentimientos pasan por mi corazón, pero no son míos hasta que yo no los hago míos.

Si me asalta un sentimiento malo, como puede ser el rencor, está dentro de mí, y lo siento, pero 19030623_1309856465780014_6403747517930879810_nno es mío si lo dejo pasar y decido deliberadamente no abrazarlo. Lo padezco porque me molesta y no puedo evitar que ese sentimiento de rencor me siga molestando, pero trato de ignorarlo y de que no determine ni influya en mis actos. Es más: me esfuerzo por hacer lo contrario de lo que me sugiere. Si el sentimiento de rencor y de rabia me inspira contestar mal o ser una borde, voy a actuar libremente -con mi voluntad, no movida por un sentimiento negativo que me ha asaltado, pero que no quiero que se adueñe de mí de ninguna de las maneras- y voy a ser amable, sonriente y cariñosa. Eso es perdonar en la práctica.

No importa que, mientras tanto, el sentimiento negativo siga molestando, lo que importa es mi acto y mi comportamiento libre. El perdón no es un sentimiento, sino una decisión de la voluntad que implica conquistarnos a nosotros mismos y vencer cualquier sentimiento negativo.

Soy consciente de que el planazo que os propongo es muy difícil, pero no es imposible. Y os aseguro -por experiencia lo sé- que el descanso y la paz que se experimentan no tienen parangón con nada.

 

 

2 comentarios en “EL PERDON ES LUCHA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s