Ser mujer

El día internacional de la Mujer… eso… ¿Qué significa? ¿Qué sentido tiene? No lo sé exactamente, pero quiero aprovechar la ocasión para afirmar que soy muy feliz por ser mujer y doy gracias a Dios que me pensó y me creó mujer. Dios hace muy bien todas las cosas. Ha hecho muy bien al hombre y a la mujer: ambos llenos de belleza y capaces para la bondad y el amor.

Muchas veces me han preguntado por el tema de la mujer y el feminismo. wp-1489087549858.jpgNunca he acabado de entender ese empeño de algunas mujeres de vivir peleadas con los hombres y acusándoles por sistema de misoginia cuando la realidad es que ellas son violentamente andróginas.

Entiendo que se reivindique la igualdad de oportunidades y el reconocimiento de la misma dignidad, pero nada más: afirmar que el hombre y la mujer son iguales indica una alarmante miopía moral e intelectual. No somos iguales -ni física ni psicológicamente- eso es así y ya está.

Siguiendo la definición del diccionario, que dice que el feminismo es una “doctrina y movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres”, soy feminista; pero nunca admitiré ese feminismo absurdo e irracional que dice que “ser feminista es despreciar al sexo masculino” o “ser feminista es querer ser más que el hombre”.

Ser feminista empieza por respetar a las propias mujeres en el modo en que han decidido vivir su femineidad. Algunas hemos decidido vivir nuestra vida y nuestra sexualidad de una manera concreta y tenemos derecho a ser respetadas y a no ser tachadas de “medievales” ni de “retrógradas” por las propias mujeres que, muy frecuentemente, nos atacan y condenan mucho más que los varones.

Ser feminista significa respetar que una mujer opte por la virginidad y renuncie al matrimonio, y también a la que decida ser madre y esposa y quiera quedarse en el hogar dedicada a su marido y a la educación de sus hijos.

Ser feminista es no sentirse inferior al hombre, pero tampoco superior a él. Ser feminista es vivir feliz asumiendo lo que eres y disfrutando de la esencialidad de lo femenino sin resentimientos ni rencores hacia lo masculino.

Ser mujer me ha investido de una fuerza y unas capacidades diferentes de las del varón, de las que me siento orgullosa y de las que “ejerzo”, pero sin necesidad de insultar ni agredir a nadie: la ternura, la dulzura, la fragilidad como fuerza (que no es debilidad), la capacidad de organización, el espíritu de abnegación y sacrificio…

Ser feminista de verdad significa para mí que no se instrumentalicen wp-1488640212002.jpgni se manipulen el cuerpo de la mujer ni algo tan bello, grande y hermoso como es la maternidad. Y… lo siento, pero tengo que decirlo: quien más degrada y humilla el cuerpo de la mujer es la propia mujer cuando se presta a cosas humillantes como ofender públicamente sirviéndose de su cuerpo desnudo ¿eso es ser feminista? ¡¡No!! Eso es haber perdido la dignidad y caer muy bajo. ¿De verdad hay alguien tan tonto como para creer que aparecer en un lugar público con el torso desnudo creando una situación desagradable y embarazosa sirve para reivindicar algo? Sirve solamente para desautorizarse ipso facto y para que lo cuenten en los medios de comunicación mientras no aparece otra noticia de más fuste.

Ser feminista no puede significar ser resentida ni acomplejada, no puede significar ser violenta ni ofensiva, sino luchar por el bienestar de las mujeres del mundo entero empezando por respetar la libertad, los credos y los planteamientos vitales de todas ellas y defendiendo esto desde la dignidad, la madurez, la serenidad, la alegría y la profundidad y belleza de sentimientos de un corazón de mujer que vive agradecido por serlo.

 

 

 

 

 

4 comentarios en “Ser mujer

  1. Ser feminista es comenzar a respetarse a si misma como persona pensada y creada por Dios con un propósito concreto, ser compañera del hombre, ayuda para hacer de esta tierra un lugar acogedor para todas las criaturas, esparcir ternura entre los más necesitados, ofrecer su protección a los más desvalidos, dar de comer, cumplir el plan divino, menuda tarea, que más se puede pedir!!!

    Me gusta

  2. A las que pensamos como usted, nos llaman antiguas, retrogradas, antifeministas, no se,. monton de adjetivos descalificativos por que les da la gana.Donde esta el respeto que ellas exigen para su causa? En ningun sitio, o estas con ellas , o estas en contra.No hay puntos en que podamos estar de acuerdo, porque te descalifican de serie.Tienen una libertad mal entendida, eso de tu libertad acaba donde empieza la mia,se les debio de olvidar.Un abrazo M.Olga.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s