Una vida enamorada

Conforme avanza el mes de febrero se aproxima una fecha que a mí me ha llamado siempre la atención: San Valentín, el día de los enamorados. Desde niña me sorprendía e ilusionaba que existiera un día dedicado a los que están enamorados, y jugueteaba con mis compañeras de colegio con la ilusión de estar o no enamoradawp-1486677898916.jpg y de llevar algo rojo en mi atuendo como señal de estarlo.

Han pasado los años y ya no soy una colegiala, soy una mujer en una edad ya madura y, aunque nunca llevo nada rojo en mi atuendo porque soy una monja y el color de mi hábito es el marrón, puedo deciros que estoy enamorada. Mejor dicho: que vivo profundamente enamorada y que para mí todos los días son San Valentín. Es más: no concibo la vida sin vivirla enamorada de algo, de alguien… o en mi caso de Alguien.

Sí: lo he escrito bien: Alguien con mayúscula, Jesucristo. Soy una monja -todos lo sabeis- y una monja católica, pero aunque eso es lo que soy y no lo oculto nunca, no es esa mi identidad profunda, ni mi esencia. Mi identidad es estar y vivir enamorada de Jesucristo; como escribí en mi blog personal:
“No deseo que me conozcais de otra manera, sino como la enamorada de Jesucristo, la locamente enamorada de su Corazón… Una mujer pobre y pequeña en todo salvo en una cosa: sus deseos de amar y de hacer el bien.”

Yo me enamoro de EL todos los días, cada día. Vivir enamorado no es simplemente pasar por la vida con un subidón emocional y los ojos en blanco, sino vivir sumergida en una vivencia que compromete toda la existencia y la tiñe de un color, y la empapa de un aroma y le da un sabor concreto… No hay que ponerse nada de color rojo para que los que me rodean adviertan que mi vida está llena y que vivo enamorada… El brillo de mis ojos, la fuerza de mis palabras… todo tiene que delatarme, porque el enamoramiento transforma la existencia desde lo más profundo y la transfigura, la plenifica, la llena de sentido hasta en sus detalles más pequeños: uno no se cepilla los dientes de la misma manera si está enamorado que si no lo está.

El enamoramiento no es amor; el amor es otra cosa. El enamoramiento es una llama que incendia la vida y la llena de fuerza y la impulsa. El amor es lo que queda después de ese incendio inicial: las brasas rojas y apacibles que permanecen y dan menos luz, pero mucho más calor, pero lo más importante es que permanecen, que están ahí y nos recuerdan la fuerza del enamoramiento inicial. El enamoramiento pasa, el amor permanece. El enamoramiento impulsa, urge, revoluciona la existencia… y el amor proporciona solidez, estabilidad, serenidad… El enamoramiento cambia la vida de una persona y la lanza fuera de su instalación, del adocenamiento y sus seguridades, el amor genera compromiso y se sostiene en la entrega y la fidelidad. El enamoramiento se acaba y sólo queda el amor.

Si algo me conmueve es contemplar por los parques o por las ciudades o donde sea… esas parejas de viejecitos que pasean de la mano su amor después de cincuenta o sesenta años juntos. En ellos se ven el enamoramiento y el amor bien diferenciados, y la necesidad de alimentar el amor enamorándose cada día, viviendo una vida enamorada.

7 comentarios en “Una vida enamorada

  1. Indudablemente tienes que estar enamorada para poder vivir en Comunidad, renunciando a cosas que a mi me parecen imprescindibles,por ejemplo hijos y ahora nietos

    Me gusta

  2. Definiciones de enamoramiento y amor,me veo identificada en cada punto y cada coma .La expresion de su cara ya la delata Madre Olga, no digamos cuando nos da esos mensajes que llegan al alma.El primer video que vi suyo:Camino de perfeccion, me ha traido hasta aqui.Cada dia que pasa conozco mas cosas suyas y de las hermanas. Ya forman parte de mi vida.Un abrazo.

    Me gusta

  3. MADRE OLGA MARÍA. SOY YO DE NUEVO, LA VENEZOLANA ALEXANDRA CHAVEZ.
    CADA PALABRA QUE AQUÍ ESTA ESCRITA PUES ME LLEGA A LO MAS PROFUNDO DE MI SER, GRACIAS MADRE POR EXPRESAR SUS HERMOSAS EXPERIENCIA, SU PEQUEÑA Y HERMOSA VIDA, SU AMOR AL ETERNO ENAMORADO Y POR MOSTRAR CON SUS VIVENCIAS QUE EFECTIVAMENTE DIOS NOS AMA CON UN CORAZÓN DE HOMBRE. ME HA ECHO REÍR MUCHO CON ESTE POST, GRACIAS MADRE OGA MARÍA DEL REDENTOR. Y SI EFECTIVAMENTE TODOS LOS DÍAS SON SAN VALENTIN. TODOS LOS DÍAS DIOS NOS ENAMORA. GRACIAS MADRE OLGA MARÍA.
    GRACIAS SEÑOR GRACIAS
    ESPERO ME PUEDA RESPONDER Y PUEDA LEER MIS COMENTARIOS, PARA MI SERIA UN HERMOSO REGALO DE PARTE DE DIOS A TRAVÉS DE TI, PORQUE SI ESTUVIERA A MI ALCANCE PODER IR A ESPAÑA ME CONSAGRARÍA COMO SAMARITANA EN SU MONASTERIO DE VALDEDIOS..
    PERO DIOS ME PIDE UNA MISIÓN AQUÍ EN VENEZUELA, CON LA COMUNIDAD E LAS HERMANAS CONTEMPLATIVAS DE SANTA MARÍA DE GUADALUPE. Y LO MISMO O ALGO PARECIDO SIENTO CUANDO ESTOY EN ESTE MONASTERIO; Y LO MISMO SIENTO CUANDO VEO SUS VÍDEOS, Y TODO LO QUE TIENE EN ESTA HERMOSA PAGINA.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s