Mi gozo es la ley del Señor

Viernes de la Segunda Semana de Adviento

  • Is 48, 17-19: Si hubieras atendido a mis mandatos…
  • Sal 1: El que te sigue, Señor, tendrá la luz de la vida.
  • Mt 11, 16-19: No escuchan ni a Juan ni al Hijo del Hombre.

 

Reflexión: Nuestro gozo “es la ley del Señor” que viene en Carne y para ello meditamos y estamos expectantes “día y noche”. El júbilo y la alegría del Adviento van “in crescendo”. Cada día nuestra salvación está un poquito más cerca y nos sentimos fortalecidos en la esperanza porque solo buscamos el Querer de Dios y sus mandatos.

Esta búsqueda apasionada de la Voluntad de Dios nos fortalece en nuestra pequeñez y nos garantiza la paz, la fecundidad y que nuestro nombre no será aniquilado ni destruido. ¡La Voluntad de Dios nos hace invencibles! La Voluntad de Dios que nos hace fuertes e inexpugnables viene a nosotros en Carne, está de camino cobijado en las entrañas de una Virgen. Que Dios nos conceda la gracia de escucharle y recibirle.

 

Oración: Concédenos la fuerza y la gracia para abrazar tu Voluntad y darte en cada momento lo que nos pides. Que sepamos reconocerte en cada acontecimiento de la vida y en cada persona: en los que ayunan y en los que comen, en los que trabajan y en los que descansan, en los que hablen y en los que callan, en los “modernos” y en los “antiguos”… porque en todos ellos estás Tú y vienes para que te recibamos en ellos. Que no vuelva a  suceder que el Verbo “vino a los suyos y los suyos no le recibieron”.

 

2 comentarios en “Mi gozo es la ley del Señor

  1. Madre mía, os quiero comentar lo siguiente ; en primer lugar ¡ gracias por esta reflexión y oración maravillosas !, desde hace muchísimo tiempo ( años ) busco incesantemente agradar a Dios, procuro caminar en su Presencia, ser de El en todo lo que yo hago…. he tenido altos y bajos, desde muy joven me he hecho horarios estructurados de oraciones, y cuando no los cumplía cabalmente iba donde mi confesor terriblemente contrita sin atreverme a comulgar antes. Luego él me ha dicho : ” no hagáis largos listados para que no cometáis falta, procura más ofrecer todo tu quehacer del día a día que también quedará consagrado y será valioso a sus ojos “.
    He aprendido poco a poco; hoy en día rezo diaria y fielmente el Oficio Divino, el Santo Rosario, Santa Misa y la recepción de los Sacramentos, y todo el resto que corresponde a la ordinaries de mis días lo hago pensando en El…. y me pregunto en lo secreto esto o aquello ¿ lo haría la Santísima Virgen, es agradable a Dios ?… etc. etc ya no me angustio por nada, hasta cuando me deja el autobus se lo ofrezco a El y me quedo tranquila.
    Me cuesta levantarme al amanecer, y a El se lo doy, luego me viene una fuerza increíble….. detesto lavar y planchar en casa, pues trato de hacerlo como si fuera un premio para mi, o como si fuera a recibir una tremenda recompensa, y hay que ver que El me la manda en las cosas más insospechadas…. me carga ( en lo más íntimo de mi ser ) atender enfermos, sin embargo las inyecciones o lo que sea las pongo con todo el amor de mi corazón, y ¡¡ nunca, nunca !! he dejado de recibir un ” ¡ muchas gracias, no me ha dolido nada ! ” y eso para mí es más que un premio.

    Me gustó es frase suya : ” Esta búsqueda apasionada de la Voluntad de Dios nos fortalece en nuestra pequeñez y
    nos garantiza la paz ” , doy testimonio, madre mía, desde mi pequeñez personal que verdaderamente así es.

    Le envío un gran abrazo en el amor de Jesús
    su agradecida
    M.Eliana

    Me gusta

Responder a M.Eliana Quezada Soto Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s