Iván

“…Por la entrañable  misericordia de nuestro Dios nos visitará el Sol que nace de lo alto…”

In memoriam (28-12-1974  …  28-11-2016 +)

Nada más comenzar el Adviento el Señor ha irrumpido en mi vida como el rayo veloz, y envuwp-1480843673056.jpgelto en el misterio. Su presencia continua y sus “visitas especiales” siempre son amor, porque EL es Amor y no cabe otra cosa, pero… a veces es complicado vivir en ese misterio de Dios-Amor Providente, que se nos vuelve indescifrable en algunos momentos.

Lo que está claro es que El es bueno y nos ama… el resto no es cosa nuestra, ni nos toca comprender, sólo abandonarnos en fe y confianza y dejarnos hacer, traer, llevar, despojar…

Jesús ha llegado a mi vida este Adviento y me ha besado con un beso de los que saben a Cruz y a Gólgota, pero también a Pascua y a Resurrección. El Omniamante me ha abrazado desde la Cruz para recordarme que el Pesebre que con tanta ilusión preparo y la Cruz son las dos caras de la misma moneda, dos perspectivas de la misma Pascua. El pasado lunes, lunes de la Primera Semana de Adviento, alrededor de las tres de la tarde, mi hermano partió rumbo a la Casa del Padre. Se fue sin decirnos adiós y buscando el descanso. Murió víctima de la enfermedad terrible que padecía y que le ha conducido a la muerte. El mismo ha querido dejar de sufrir y se ha quitado la vida. Ya lo había intentado otras veces y al final… wp-1480843673037.jpglo consiguió.

El dolor es indescriptible, pero Dios sabe todo… y El nos juzga y en El hemos de aprender a descansar. Os aseguro que no hay alivio ni consuelo de ningún tipo fuera de El. Como os digo, hay momentos en que una se siente plena de dolor y parece que hasta respirar duele, pero hay que continuar… Me siento particularmente unida a la Llena de Gracia en aquellos momentos en que fue la Llena de dolor. Pero también estoy inundada de paz al mismo tiempo y confiando más que nunca en el amor de Dios y en su Bondad y Misericordia infinitas. Bendigo a Dios con todo mi ser por los 41 años de vida de mi hermano y por el corazón tan bueno que siempre tuvo.

Iván era guapísimo y llamaba la atención por su físico, pero su belleza exterior palidecía ante la bondad de su corazón y lo cariñosísimo que era. Son muchísimas las personas que lloran su muerte y nos repiten hasta la saciedad lo bueno que era y lo que le han querido y le quieren. El dolor por su enfermedad y las circunstancias que han rodeado su partida nos tienen a todos fuerawp-1480843673059.jpg de juego y rotos, pero… la esperanza es más fuerte. Ahora me consuela y me llena de paz saber que ya no sufre ni va a sufrir nunca más. Está en el regazo de Aquel que le creó tan capaz para el cariño y la bondad. Ya no habrá llanto, ni luto, ni dolor… sólo plenitud y alegría sin fín.

Iván tenía una sonrisa franca, llana, acogedora… todo él rezumaba ternura y era exageradamente cariñoso: jugaba con los niños y estos le querían mucho. Era servicial y muy delicado con las personas mayores o discapacitadas… Era muy sensible a las necesidades de los demás. Pero mi madre, sus amigos, los compañeros de trabajo… todos coinciden en decir que últimamente ya no se reía nunca y en sus ojos verdes, tan preciosos, sólo se apreciaba un océano de tristeza infinita, un dolor existencial profundo, muchísimo sufrimiento… Esa sonrisa que tanto echábamos de menos en los últimos meses ya ha vuelto a ser realidad. Ahora ya es eterna ante el Rostro que Iván anhelaba tanto y con tanto ardor buscaba, aunque estaba bastante despistado y no era consciente de su sed de Dios y de trascendencia.

Sí: toda su vida Iván ha sido un buscador empedernido e incansablewp-1480843673131.jpg de felicidad y de amor. Buscaba a Dios sin saberlo. A veces él me decía que anhelaba ser feliz de verdad y que no sabía si lo lograría algún día. Su paso por esta vida no ha sido fácil y ha sufrido mucho, pero también es cierto que su vida, a pesar del dolor, no estuvo vacía de amor. El dió mucho amor y también fue muy querido por muchas personas. Tuvo momentos y épocas de mucha felicidad e ilusión, aunque es verdad que no duraron mucho porque la enfermedad que le ha conducido a la muerte le acosó durante mucho tiempo. Al final el dolor fue tan grande que no pudo ni supo seguir viviendo…

Mi consuelo más grande ahora es que ya ¡por fín! ha encontrado a Jesús de frente y “ha conocido el amor que Dios le tiene”. Yo traté de explicarselo muchas veces, pero mis palabras fueron torpes y no fui capaz de llegar a su corazón para llwp-1480843673066.jpgevarle a Jesús. Ese dolor lo tengo y lo llevaré conmigo siempre, pero lo importante es que YA está frente a El y YA le conoce, le goza, le disfruta… ya es FELIZ. Siempre, al ser la hermana mayor, yo he ido por delante de él en todo, pero ahora… esta vez él se me ha adelantado y -a pesar de que me hubiera gustado que las cosas hubieran sido de otra manera- doy gracias a Dios. Ahora sé que él me va a ayudar a cuidar de mi madre y a sacarla adelante en este momento de dolor inmenso.

¡¡Gracias Dios mío por la vida de mi hermano!! Y te bendigo por la manera en que has permitido que volviera a Tí para siempre. Es dolorosa, Señor, pero Tú sabes… y yo confío en Tí.

Os confieso que los wp-1480843673069.jpgúltimos meses han sido muy duros. El año 2016 ha sido de un despojo indescriptible en mi vida, pero doy gracias a Dios por todo y no me canso de bendecirle. ¡¡Qué bueno que me despoje así de todo lo que más amo y prepare mi corazón para desearle a El más y más…!! En la vida y en la muerte somos del Señor. Nunca dudeis de El ni de su Amor.

Os doy mi palabra de que -con la gracia de Dios- el 31 de diciembre daré gracias al Señor por el año 2016. Y os insistiré en que Dios es infinitamente bueno y no debemos cansarnos de ser buenos como El lo es. Y si en algún momento dado de mi vida me oís decir otra cosa… ¡no me hagais caso! Porque será mentira. La verdad es que Dios es bueno y nos ama. “Aunque camine por cañadas oscuras nada temo, porque Tú vas conmigo, tu vara y tu cayado me sosiegan…”

wp-1480843673052.jpg

24 comentarios en “Iván

  1. Gracias Madre Olga por compartir tan gran dolor, pero sobre todo gracias por transmitir la gran confianza en Dios Padre en estos duros momentos. Que Dios y su hermano la siga fortaleciendo.Pido por usted y familia.

    Me gusta

  2. La acompaño en el sentimiento,. Cuando murió mi madre yo no encontraba consuelo , hasta que tiempo después Dios me hizo entender que aunque mi madre ya no estaba ,siempre tendría su amor , su amor de madre conmigo, porque el amor no se muere nunca. Un fuerte abrazo

    Me gusta

  3. Mi condolencia por la muete de tu hermano-Muy duro. Soy madre y hermana.Se han ido nuestros padres:peroi la muerte de un hijo o de un hermano han de ser muy duros.Rezo.En Comunión.Un abrazo.Tengo muchas ganas de perderme por Valdedios.lo0 hacia mucho cuando estaban mis hermanos cistercienses.Tengo muchas ganas de conoceros fisicamente.

    Me gusta

  4. Lo siento mucho, madre Olga, encomiendo en mi oración a su hermano, el Señor esta siempre llamando, su corazón esta dispuesto siempre a darnos posada. Gracias por su fe.

    Me gusta

  5. Madre Olga; me han conmovido sus palabras de fe esperanza y amor hacia Dios Padre, en un momento tan duro de perdida por un ser
    tan querido como es un hermano, y mas cuando se trata de una persona joven y en esas circunstancias, la muerte siempre es inoportuna, cuesta aceptarla, te rompe por dentro y te hace daño, !Ánimos Madre olga¡ Vte. es fuerte, ya ha pasado por otras perdidas, aunque por supuesto ninguna como esta, cuide mucho a su mama, y cuídese mucho, apóyese en El, que no le fallara nunca, cuente con mis oraciones, y muchas muchas gracias por su testimonio de vida. Un abrazo en Cristo.

    Me gusta

  6. Mi más sentido pésame, Madre Olga, por la muerte de su querido hermano.
    Hay momentos en la vida que nos sería imposible aceptarlos si no tuviésemos fe en la MISERICORDIA del Señor…
    Sus letras son un testimonio, para quienes lo hemos leído.

    MI ORACIÓN EN ESTOS MOMENTOS:
    En tus manos, Padre de bondad, encomendamos el alma de nuestro hermano Iván. Escucha nuestras oraciones, Dios de misericordia, para que se abran a tu siervo las puertas del paraíso, y nosotros, los que aún permanecemos en este mundo, nos consolemos mutuamente con palabras de fe (hasta que salgamos todos al encuentro de Cristo, y así, con nuestro hermano, gocemos en tu presencia).Por Jesucristo nuestro Señor.” Amén!

    Me gusta

  7. Solo sé decirle GRACIAS por poner en nuestras oraciones su dolor, son situaciones tan hondas y profundas que “solo Dios basta”; por todo: “silencio y paz”

    Me gusta

  8. Un corazon roto, que solo puede aliviar la confianza en otro Corazon. Me uno a ud., Madre en un abrazo fraterno. Y hermanada en este doloroso momento que he vivido de forma similar hace un año. El dolor y la confianza, para las personas de fe van en un camino paralelo. Su hermano cuenta con un angel en la tierra ( ud.) que abogara por el. Y el Corazon de Jesus… que conoce bien el interior de los nuestros, sabe de nuestros limites de sufrimiento. Por eso mismo no me cabe duda que sus brazos estaran extendidos para su hermano.
    Es su madre, ahora.. para quien se necesita ese agua, aceite y balmaso..que la ayuden a caminar.
    Para ella, para ud y para su hermano mi oracion.
    La Navidad se acerca: ” Vengo para todos”, es el mensaje que siempre me llega en estas fechas. Añadiendo: ” Vengo para todo”… Abracese mucho a este niño que llega, porque en su amor esta su consuelo.
    P. D. Muchas, muchas ganas de conocerlas personalmente desde hace tiempo. Sera. Se que sera. Y entonces podre abrazarla por todo lo que me ha dado.. Tambien ( aunque lo silencie) por compartir con tanto amor este momento de tanto dolor.

    Me gusta

  9. Todo mi cariño y oración con usted Madre Olga y con su familia. El dolor ha dejado hablar su corazón lleno de amor de Dios y, gran Fe y confianza en quien la sostiene. ¡¡Cuánto ha sido despojada este año!! Es cierto. ¡¡Y cuán amada!! Bendito sea Dios, que nos enseña a descubrirle en la dureza y el dolor que vivimos, en momentos como estos. Mi oración la acompaña de manera especial estos días santos. Un abrazo

    Me gusta

  10. Madre Olga María: ESTA CON JESÚS!! Lo que no consiguió en la tierra, lo disfruta ahora en PLENITUD. Su RESPLANDOR os llegará seguro. Estáis en mis oraciones. Un abrazo muy fuerte!!

    Me gusta

  11. Mi pésame más sincero, madre Olga, y mi gratitud por esa muestra de entereza y fe que nos da en este momento y en tantos otros a través de la Comunidad con sus hermanas

    Me gusta

  12. Gracias por compartir sus sentimientos e incluso las fotos en las que está con su hermano. El dolor por la pérdida de un hermano es muy grande, yo perdí uno hace muchos años y todavía lo extraño. Ahora tiene un ángel que la cuida. Ahora Iván está cara a cara con el Amor que siempre anheló. La abrazo con el alma.

    Me gusta

  13. Madre Olga María
    Su inamovible abandono y confianza en el amor del Señor en estos momentos de dolor para usted y su familia son un testimonio edificante para mí debil Fe.
    Sola a Solo bajo la cruz al igual que la llena de Gracia y de Dolor.
    Mis sentimientos y oración para que el Espíritu Santo la consuele y fortalezca para ser ayuda y soporte para su mamá.
    Fraternal abrazo

    Me gusta

  14. Madre Olga María
    Su inamovible abandono y confianza en el amor del Señor en estos momentos difíciles son un verdadero testimonio para mí débil Fe
    Sola a Solo bajo la cruz al igual que la llena de Gracia y de Dolor.
    A través de la distancia me uno a usted y oro para que el Espíritu Santo la consuele y fortalezca para que se usted apoyo y soporte para su mamá.
    Fraternal abrazo.

    Me gusta

  15. Madre Olga María

    Lo siento mucho. Ya me pongo a rezar por usted, por su hermano y su familia. Aunque no sea mucho, se lo ofrezco a Dios con amor para que todos estén bien y unidos en El. Gracias por compartir, no la conozco personalmente, pero leo lo que escribe y me llega al corazón. Le mando un abrazo en la distancia.

    Me gusta

  16. Dios mismo, en la persona de su Hijo, no rehuyó la muerte. Si quiso abrazar nuestra condición, lo hizo sin reservas, hasta sus últimas consecuencias. Hasta despojarse de TODO y morir sintiendo el abandono más absoluto. Sintiéndose incluso abandonado de su Padre, al que pocas horas antes se había dirigido llamándole Abbá y pidiéndole que apartara de Él aquella copa. Sí, el pesebre que acogió a la Palabra encarnada estaba ya unido intrínseca e inseparablemente a la Cruz.
    Dios mismo, en la persona de su Hijo quiso pasar por el trance de la muerte. Lo que para el ser humano supone un misterio, un abismo, lo supuso también para Jesús, que quiso que su cuerpo descansase en el sepulcro.
    Nada es imposible para el Autor de todo. Y por eso el Omnipotente quiso convertir las tinieblas de la muerte en luz resucitando a su Hijo. Y del mismo modo que quiso asumir nuestra naturaleza mortal, resucitando a su Hijo nos hace también a nosotros partícipes de su Resurrección. Ya no existe para nosotros la oscuridad ni la muerte…
    Cuesta enfrentarse cara a cara a la muerte, cuesta aceptar la muerte, la separación (aunque por la fe sepamos temporal) de un ser querido. Cuesta asumir nuestra fragilidad… Pero creo que la muerte es la única oportunidad que Dios nos da para entregarnos a un acto de amor verdadero, total, incondicional… Cualquier otro acto de amor, sea de la naturaleza que sea, al que podamos entregarnos en nuestra vida va a contar siempre con un respaldo. Y las seguridades que nos pueden aportar una posición acomodada, la libertar de escoger, de rectificar nuestras decisiones, de elegir otros caminos… todas quedan eclipsadas ante lo que supone el misterio de la muerte. Frente a esta solo cabe un total abandono. Y es ante la muerte que se nos presenta la oportunidad de pronunciar un FIAT sin condiciones. Aquí solo vale fiarse de su Palabra y de su Misericordia… de la Palabra de Aquel para quien nada es imposible. De la Misericordia de Aquel que prometió al Buen Ladrón “hoy mismo” el Paraíso.
    “Qué alegría pensar que voy a ser juzgada por Aquel a quien he amado sobre todas las cosas”
    Teresa de Lisieux

    Me gusta

  17. Querida Madre Olga María, que bien sé yo de ese dolor, conozco a la perfección cada sentimiento que pasa por el corazón cuando un hermano menor se va primero, una lo experimente como ” anti natura”, Tampoco hay palabras, y si las hubiera parecen que no sirven de nada….. la espada afilada sigue en el corazón como si no hay otra funda donde ponerla…..
    Madre mía, desde mi anonimato, aunque no me conocéis más que a través de mis pobres palabras os quiero decir que a vos la conozco tanto como es Nuestro Señor, su presencia me lo representa, lo trae a mi vida ¡¡¡ que más puedo decir !!! es por ello que estoy absolutamente segura que Iván supo comprender lo que vos trató de explicarle, sólo que fue más frágil, por tanto no quede con vos ese sentimiento de que no pudo hacerlo comprender, deje todo en manos de la misericordia de Dios.

    Cuando mi hermano Andresito falleció, yo tuve un sentimiento de culpa por no haber estado con él, ¿ cómo iba yo a saber que él encontraría la muerte caminando por la calle ? cuando le vino un paro cardio respiratorio….. me costaba perdonar a la gente que haya estado allí y no lo ayudó, ( los médicos dijeron que si hubiera recibido ayuda oportuna hubiera vivido ) pero mi confesor me dijo ¡ NO él no estuvo solo, estaba la Virgen María con él !! y cada vez que recuerdo esa expresión con tanta energía del sacerdote, vuelvo a sentir el bálsamo de Dios que recorre hasta mis entrañas. ¡ él no estuvo solo ! , como Iván, madre mía, no estuvo solo,

    Un abrazo entrañable, rezo por usted y su familia
    su fiel
    M.Eliana

    Me gusta

  18. Madre Olga, preciosisima carta,la salude el domingo sin saber tan triste noticia, todo mi cariño desde estas pocas palabras, espero verlas pronto y darles ese abrazo en persona, un besin

    Me gusta

  19. Madre Olga, preciosisima carta , desde estas cuatro palabras , quiero expresarle todo el cariño, en tan difíciles momentos, el domingo la salude sin saber tan triste noticia, espero volver pronto y poder darle un inmenso abrazo, como esos que se dan entre ustedes. Un besin

    Me gusta

  20. Madre Olga, sus palabras demuestran una total confianza en Dios, sin tratar de buscar ninguna explicación al por qué del comportamiento de una persona.
    Esa fe, para usted será un bastión en el que apoyarse para superar el dolor por la muerte de su hermano. La situación de su madre, entiendo que es más delicada, aunque confío en que Dios Nuestro Padre, también le dará fuerza a ella para sobrellevar la partida de su hijo.
    A mi modesto entender, cuando alguien decide irse sin avisar, no busca la muerte, busca una puerta que le haga escapar del dolor que invade su vida.
    Todos debemos pedir por quienes se quedan y deben afrontar el dolor de la partida de un ser querido de esa forma tan brusca y repentina.
    Pero no olvidemos, y sé que usted madre, no olvida en sus oraciones a quienes viven ese tortuoso momento en que la vida se convierte en un dolor insufrible.
    Mi más sentido pésame y no se sienta usted culpable por no haber sabido hacer entender a su hermano toda la belleza que tiene la vida; hay determinados momentos en los que nada alivia el dolor del que toma la decisión de marcharse.
    Que Dios sea siempre su consuelo y su esperanza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s