La intimidad de Dios se muestra a la gente sencilla

Martes de la Primera Semana de Adviento

  • Is 11, 1-10: Sobre Él se posará el espíritu del Señor
  • Sal 71: Que en sus días florezca la justicia y la paz abunde eternamente
  • Lc 10, 21-24: Jesús, lleno de la alegría del Espíritu Santo

 

Reflexión: El evangelio nos dice que hay momentos en que el Corazón de Jesús se ve colmado de gozo, de júbilo, y este es uno de esos momentos: “lleno de la alegría del Espíritu Santo” … Y en esos momentos, como cualquiera de nosotros, canta, alaba y bendice y da gracias a Dios. Pero lo más conmovedor es la causa de la alegría de Jesús: lo que le llena de ilusión y júbilo es que el Padre ha escogido a los pobres, a los sencillos, para mostrarles el Corazón de Dios, sus secretos, su intimidad…Una vez más Dios nos escoge a nosotros, los pobres.

¡Qué gozada oír de labios de Jesús: “Sí, Padre, así te ha parecido mejor” …! A nosotros solo nos queda seguir vibrando al unísono con esos sentimientos del Corazón de Cristo y llenarnos de gozo y agradecimiento al Padre por el misterio de nuestra elección como cristianos, y –sobre todo- agradecerle que Jesús viene, que Jesús, en el seno de su Madre, está en camino.

La Encarnación es un regalo del amor del Padre: “así le ha parecido bien” … El Redentor del mundo gestado en el seno de una mujer como cualquiera de nosotros… Es el momento de saltar de gozo como Juan en el seno de su madre Isabel. Nosotros tenemos que saltar de gozo en el seno de nuestra madre la Iglesia. Saltar de gozo, cantar, alabar, dar gracias… y dejarnos llenar, como Jesús, “de la alegría del Espíritu Santo”.

¡Dichosos mis ojos porque están viendo lo que ven! Dichosa yo por haber sido escogida –porque al Padre “así le ha parecido bien”– para recibir “en depósito” la intimidad del Señor. ¡Dichosos cada uno de nosotros por haber sido elegidos para intimar con Dios en Cristo Jesús! Porque “muchos profetas y reyes desearon ver lo que vemos nosotros y no lo vieron; y oír lo que oímos, y no lo oyeron”.

Oración: Gracias, Padre, por Jesús. Gracias por tu Hijo hecho Hombre, con Corazón de Hombre, y gracias por haberme escogido para recibir de tu intimidad. Por hacerme partícipe de “esas cosas” y porque “así te ha parecido mejor”. ¡¡Gracias, Padre!!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s