Mi Reino no es de este mundo…

Ante la inminencia de la Solemnidad de Cristo Rey hemos decidido hacer lo que podamos y como podamos este año. Estamos todavía un poco descuadradas y bastante descolocadas, aterrizando y haciendo nuestras las casas de Viana de Cega y de Valdediós. No es fácil, porque ha supuesto un gran desgarro afectivo para nosotras dejar nuestra casa de Filipinos, pero el Señor sabe… aunque es un dolor que aún está ahí y tardará todavía en curarse282913_193230024154041_2089826285_n

Con todo, y a pesar del dolor y las lágrimas, damos gracias a Dios que nos quiere tanto y cuenta con nosotras hasta el punto de “atreverse” a pedirnos lo que más amamos. Como digo ha sido un desgarro grande, porque ha sido todo al mismo tiempo: fraccionar la comunidad (no me gusta utilizar la palabra dividir porque no estamos divididas, sino muy unidas aunque físicamente estemos separadas en ubicaciones diferentes) y deshacer nuestra casa de Filipinos, que era nuestra casa madre, donde el Carmelo Samaritano ha sido gestado. Y ahora nos vemos con un corte radical de todo lo que ha sido nuestra vida anteror, sin ningún referente, sin ninguna posibilidad de mirar hacia atrás porque ya nada de lo anterior está…

Esto no es fácil y duele, pero tengo el pleno convencimiento de que este despojo es GRACIA y Gracia muy grande, que está dando lugar a una criatura nueva que está naciendo para el Señor y para la Iglesia: nuestra pequeña congregación. Estamos sufriendo folores de parto hasta que el Corazón de Cristo tome forma en vosotros. No olvidemos que el Pentecostés Samaritano es con María al pie de la Cruz, contemplando el Costado abierto del Redentor: allí se rebibe el Agua y la Sangre de su Costado. La efusión del Espíritu al pie de la Cruz.

Tengo el íntimo wp-1479286225450.jpgconvencimiento de que estamos siendo empapadas en esa Agua y esa Sangre purificadoras y todo esto dará un fruto inmenso. No penseis por esto que estamos tristes o desanimadas: si acaso un poco cansadas, pero llenas de esperanza e ilusión. Nunca nada ni nadie nos podrá arrebatar a Jesús y El es nuestro TODO, nuestra VIDA INSEPARABLE. Hemos aprendido que el Carmelo Samaritano está muy por encima de tiempos y lugares. Personalmente estoy aprendiendo a ser más y más pequeña cada día, a amar y valorar más los pequeños detalles, las miradas, las sonrisas, las lágrimas de los que me rodean…. he aprendido a relativizar más y a palpar en mi ser la fragilidad de los sentimientos humanos, la pobreza de nuestro ser…. y a vivir de fe sólida en Jesús y en su Palabra, a esperar solo en El. Porque todo lo que no es El no es nada…

También he aprendido que mi lugar no es aquí, no es -como el Reino de Jesús- de este mundo. Por mucho que nos sintamos llamadas o vinculadas a un lugar, y por mucho que luchemos y nos dejemos arrancar la piel a tiras por llegar a ewp-1479286180028.jpgsa meta… no es nuestro lugar definitivo (aunque sigamos esperando y luchando por ello hasta el último aliento de nuestra vida). Mi LUGAR es JESUS, sus Entrañas de amor. Mi Patria es lo más íntimo del Dios Hombre, su Corazón. Ese es mi LUGAR y ahí he puesto mi morada, EL es mi Monasterio, mi Clausura, mi Refugio, mi TODO… de Ahí no podrán echarme ya nunca más…

Mi HOGAR… ¡¡ay mi HOGAR!! Lo que yo creí que era mi Hogar y amaba y sentía como tal… tampoco está ya. Me encuentro como Jesús ante las ruinas de Jerusalén, y sólo sé llorar. Pero EL es muy bueno y ha iluminado mi noche a través de mis lágrimas y me ha hecho comprender (aunque a veces se me olvida y vuelvo a las lágrimas) que la Jerusalén terrestre puede ser destruída y solo quedar del templo el muro de las lamentaciones, pero… la Jerusalén celeste nunca será destruída y brilla más bella y hermosa que nunca. Desde lo más hondo de mi dolor, que es muy humano, y de este despojo terrible Jesús, mi Maestro, me ha enseñado que mi HOGAR es donde está EL y mis hermanas.

MI HOGAR verdadero es intocable y permanecerá siempre. wp-1479286180029.jpgTiene un destino eterno. Mi HOGAR verdadero es el Plan del Corazón de Jesús, su proyecto de amor para mí y para todas las Carmelitas Samaritanas. Por eso este año la fiesta de Cristo Rey es muy especial. No sé quiénes podreis acompañarnos físicamente en Viana de Cega y en Valdediós, pero contamos con vuestro acompañamiento espiritual. Estamos muy contentas de poderle ofrecer a Cristo Rey el regalo que es para El la oblación y la entrega de la Hna. Valentina. Su profesión es refrendar la entrega de todas nosotras. La reafirmación de que somos de El y sólo a El pertenecemos. Ella profesa, pero su profesión es la de todas, la entrega de todas. Gracias a todos por todo, y también por leeros este rollo. Os queremos. Seguid rezando por nosotras.

2 comentarios en “Mi Reino no es de este mundo…

  1. Queridísima Madre Olga María, leo con mucha atención y dedicación cada una de vuestras reflexiones, que fácilmente me pilla el tiempo para poder dirigir mi comentario a cada una, ¡ todas son hermosas ! , y sobre todo valoro mucho cuando nos cuenta de sus propias experiencias…..
    Madre mía, cómo hubiera deseado que se hubiesen quedado en Valladolid, y ese desapego involuntario ofrecido a Dios, El lo valora infinitamente; pensad que así como las plantitas cuando se trasplantan tiene un período de tiempo para afirmar sus raices en el nuevo jardín, pero una vez que prenden ya esa tierra les pertenece y pueden crecer y desarrollarse hermosas.
    Vosotras sois un gran ramillete de rosas de Santa Teresita que para que crezcan más hermosas el buen Dios las trasplantó a un nuevo jardín en donde El quiere que echen raíces profundas.
    Madre mía, sois vosotras una Congregación tan hermosa, de claustro y tan cercanas a la vez; Dios sabe lo que va dando a cada uno en su camino………. yo soy una carmelita de corazón aunque ya no entré al Carmelo, sin embargo puedo todos los días hablarles a través de la red, eso no estaba en mi mente y Dios me lo regaló. No sabéis el bien que nos hacen, imposible que Dios las abandone a ustedes, El sólo quiere que ¡ vuelen muy alto ! , por eso les pide renunciar a lo más querido, les pide la oración y el sacrificio que son las dos alas que necesitamos para llegar a El
    Yo estaré espiritualmente con vosotras en la fiesta de Cristo Rey, allí habrá un lugarcito en donde me posaré espiritualmente.

    Rezo por vosotras como si las tuviera a mi lado, y sé que Dios escucha mi humilde oración.
    Un gran, pero gran abrazo para cada una en particular, y va en el Amor de Jesús.

    Su agradecida
    María Eliana

    Me gusta

  2. ya veo que tambien vosotras os encontrais. con problemas que se van solucionando. me encata la frase de que la PROFESION de una es la de ttodas. ojala fuese tambien la de los que estamos. fuera. ayer oi. a un sobrino decir que dios no existe y no supe que le tenia que contestar. ese es parte de mis problemas……….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s