¿Qué buscais?

Con frecuencia vivimos en un perpetuo cuestionamiento, acosados por preguntas desde el exterior sobre nuestros gustos, nuestras convicciones políticas, nuestros proyectos… Salimos a la calle y nos topamos con miles de slogans y cuestionamientos del tipo: “¿buscas financiación para tus proyectos?” o “¿quieres hacer realidad el hogar de tus sueños?”. Son preguntas que nos acosan y nos fatigan y nos causan vacío y malestar, aunque llega un momento en que ya -al menos así me sucede a mí- no hacemos ni caso.

Preguntarse es bueno, cuestionarse es sano, pero la cuestión es -perdonadme la redundancia- qué nos cuestionamos. Es bueno que nos detengamos a escuchar las preguntas más hondas que afloran en nuestro corazón, aquellas que nacen de nuestro ser más íntimo, de nuestro yo profundo. Estas preguntas son el termómetro de nuestra madurez humana y espiritual, lo que marca la pauta de en qué tesitura estamos viviendo cada uno nuestra vida.wp-1475183028736.jpg

Creo que es bueno escuchar a un Dios que nos interpela desde dentro del corazón y no lanzarnos como locos a buscar respuestas, sino escuchar nuestro interior con receptividad, amando las preguntas y apreciando las respuestas, pues son una revelación sobre nosotros mismos y el rumbo de nuestra vida.

Si alguien arguye que no es creyente para esquivar esta atención al propio interior, yo le respondo con todo cariño y respeto que la interiorización y el escuchar la propia conciencia no es patrimonio exclusivo de los que practicamos una religión, sino de todo ser humano.

Hay una pregunta de Jesús en el Evangelio, que es vital para todos, que sirve para creyentes y no creyentes: “¿Qué buscais?” (Jn 1, 38) Es una pregunta que El repite y yo me hago cada día: ¿qué busco hoy?. Es una pregunta atemporal, que está por encima del tiempo y define al hombre y a la mujer: somos buscadores innatos de la felicidad y del amor, somos criaturas de búsqueda, de deseos, de anhelos, de preguntas… Si algún día dejamos de buscar es que nos hemos muerto: la búsqueda es a nuestra alma lo que la respiración a nuestro cuerpo.

Las preguntas formuladas desde la conciencia y desde el corazón abierto son trampolines que nos lanzan hacia la vida, hacia la novedad, hacia el bien, hacia el ejercicio y el uso responsable de nuestra libertad y nos alejan de la vida vegetativa, despersonalizada y alienante que es la oferta número uno y aparentemente gratis de la sociedad actual… Digo bien: aparentemente gratis, porque nos dicen que es gratis, pero pagamos el precio más alto: el del borreguismo, el de la pérdida de la libertad, el de no saber ya quiénes somos, de dónde venimos, para qué estamos en este mundo, hacia dónde vamos…wp-1478645094210.jpg

Es bueno que de vez en cuando entremos en nuestro interior y nos planteemos: ¿qué busco yo en mi vida? ¿cuáles son mis deseos más íntimos? ¿qué experimento ante el sufrimiento y la muerte? ¿me rebelo y pataleo y me desespero o tengo la serenidad suficiente para asumir que -antes o después, de una manera u otra- ambas cosas -sufrimiento y muerte- van a llegar a mi vida? ¿Voy preparándome para cuando me visiten o sigo esquivando esta realidad vital de todo ser humano?

¿Veis cómo es bueno preguntarse y cuestionarse? Pero sin angustias ni agobios, con paz, serenamente, sin barrenarse interiormente. ¿Qué buscais? ¿qué busco yo? Las preguntas abren puertas y trazan senderos en el corazón, por wp-1478246540103.jpglos que poco a poco hemos de ir paseando nuestra existencia. Esta pregunta que tanto me dice: ¿qué buscais? es un empujón a entrar dentro del propio corazón y contemplar nuestros anhelos más profundos e insaciables para seguirlos, no para acallarlos y anestesiarlos. Significa un careo sin camuflajes con lo más grande que portamos en nuestro interior: la sed de trascendencia, la sed de felicidad, de eternidad, de amor auténtico e ilimitado…

Nos guste o no reconocerlo todos llevamos en nuestro yo más íntimo esa sed honda de Dios que identifica al ser humano. Algunos han pretendido apagarla o mitigarla como han podido, y la pregunta de Jesús es como el interruptor que la reactiva: ¿qué buscais? Otros intentamos ir respondiendo a las exigencias de esa pregunta: transparencia, veracidad y generosidad y valentía para seguir aquellos caminos que este cuestionamiento va abriendo.

Sé que no es fácil, pero me atrevo a pediros, queridos lectores creyentes y no creyentes, que os toméis un tiempo y os sentéis cara a cara con esta pregunta: ¿qué buscais en la vida? Abrirá senderos insospechados en vuestro corazón y encenderá sed de infinitud, de plenitud, de lo que no se acaba… No tengáis miedo: os prometo que otro día os cuento dónde se puede saciar esa sed

2 comentarios en “¿Qué buscais?

  1. Madre¡ qué gran reflexión!….. mirando la última estampa que nos pone del cielo con las nubes, me trajo a la memoria un recuerdo desde mi niñez…. muy muy pequeña corría por el campo en casa de mis abuelos, luego cansada me tendía de espalda en el pasto, en esas enormes pampas floridas, y me ponía a divagar, pensaba y contaba todas las nubecillas que podía a medida estas avanzaban, y me imaginaba que en algunas de ellas iba el Niño Dios, y de allí El nos miraba, con mi hermana menor, buscábamos su rostro en la nube más bonita…..
    Sería que Dios nos inspiraba aquellos juegos tan hermosos y entretenidos. Luego mi mamá nos regaló a mi hermana una imágen preciosa del Sagrado Corazón, y a mí una imágen del Angel de la guarda; mi hermana más pequeñita exclamó : ” ¡ ya no tenemos que buscarlo en las nubes, ahora lo tenemos cerquita ! “. Hoy tomo esas mismas palabras, y sí pienso y creo que El está muy cerquita nuestro, ¡ sólo tenemos que buscarlo ! El nos llama desde dentro del corazón, luego nos pregunta ¿ qué buscáis ? y quiere amorosamente hacerse encontrar por nosotros….. El es el único ofrecimiento bendito que no nos produce cansancio, ni falsas ilusiones.

    Gracias Madre, os envío un gran abrazo, qué feliz estarían mis abuelitos si hubieran sabido que usted nos grita al mundo sobre el amor de Jesús, y que El nos ama con corazón de hombre, desde allá, de ¡¡ nuestra madre patria !! de donde ellos anidaron sus raices.

    Su agradecida
    M.Eliana

    Me gusta

  2. Me ha llegado esta interesante reflexión !!
    Qué buscáis ??
    Porque lo triste es que la mayoría de los días no buscamos nada , simplemente vamos pasando y al paso nos encontramos : hastío, monotonía , las mismas discusiones de cada día , preocupaciones … Y también por qué no decirlo alguna caricia y alguna alegría !
    Pero hoy va a ser diferente , como dice San juan de la Cruz : dónde no ha y Amor, pon Amor y encontrarás Amor,
    Voy a hacerlo así,desde por la mañana y al final del día si queréis os contaré que ha pasado!!
    Feliz y amoroso día mis queridas SAMARITANAS !!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s