¡No os pido más de que le miréis!

“No os pido ahora que penséis en Él, ni que saquéis muchos conceptos ni que hagáis grandes y delicadas consideraciones con vuestro entendimiento. No os pido más de que le miréis.”

Esta petición no la formula cualquiera. Nos la sugiere una de las mujeres que más cerca y más íntimamente unida estuvo a paisaje-chinaJesucristo: Santa Teresa de Jesús.

En otro momento escribe que “no está la cosa en pensar mucho sino en amar mucho”. Y para eso existo y para eso he consagrado mi vida: no para hacer grandes consideraciones, no para pensar grandes cosas, ni profundas reflexiones, sino para estar con Él y para mirarle. Esta es mi vocación y -en realidad- la vocación de todo cristiano.

¡Saber mirar es saber amar! Saber mirar a Dios es saber amarle. Para nos reunimos en cada adoración ante la Eucaristía: para mirarle y para dejarnos mirar por Él. Y en ese cruce de miradas, fundirnos, perdernos en Él.

Dice también la Santa que “Él agradece tanto este esfuerzo de volver los ojos a Él que hace que Él nunca aparte los Suyos de nosotros”.

Contempladle y gozaos de su belleza, de su gloria. Aunque haya concluído ya el tiempo litúrgico de Pascua, la Pascua es eterna y podemos seguir contemplándole glorioso, bello, resplandeciente, glorificado, resucitado, vencedor, triunfante, lleno de gozo… Imaginad la alegría de Jesús. Pensad en Jesús lleno de gozo, lleno de alegría, porque nos ha salvado, porque nos ha redimido, porque nos ha dado la vida, porque nos ha hecho hijos de su Padre y porque a Ss Padre le ha entregado una legión de hijos. El gozo de Jesús Resucitado es inmenso, emana de Él, desborda de Él.

“¡No os pido más de que le miréis!” Que le miréis tan bello: el más bello y el más hermoso de los hijos de los hombres, en quien el Padre se complace, en quien el Padre goza y que –este es el misterio más grande- tiene su deleite en estar con los hijos de los hombres. Jesús tiene su deleite en estar con nosotros. Es feliz compartiendo su VIda con nosotros. Es feliz compartiendo con nosotros su Vida resucitada, de igual manera que fue feliz compartiendo su vida terrena.

Vamos a disfrutar de esta realidad, vamos a gozar de Él, de estar con Él, de contemplarle, de este momento de nuestra vida que es precioso y único, de estawp-1463731108392.jpg gozada que estamos viviendo y vamos a dejarle a Él que se deleite también en contemplarnos a nosotros, en estar con nosotros, en mirarnos. “¡No os pido más de que le miréis!”

Dice Santa Teresa: “si estáis alegres, miradle resucitado, que solo el imaginar cómo salió del sepulcro os alegrará, más con qué claridad, y con qué hermosura y con qué majestad, qué victorioso, qué alegre. Como quien tan bien ha salió de la batalla donde ha ganado un tan gran reino, que todo lo quiere para vos y ansí con Él. Pues ¿es mucho que a quien tanto os da, volváis una vez los ojos a mirarle?”

3 comentarios en “¡No os pido más de que le miréis!

  1. Qué gusto, y que felicidad me ha dado leer esta reflexión maravillosa.
    …. Muchísimas veces en mi vida me he sentido tan “insignificnte cuando tanto se nos habla en teología, de una escala elevada en la contemplación, y en la oración, y una siente que nunca llegará allá….. sólo los grandes místicos, o aquellos santos, pero de los más elevados.
    Mientras la vida de una transcurre en medio del bullicio, sin el silencio protector que se encuentra en los muros de un claustro,
    sin embargo, santa Teresa nos dice : ” que no debemos pensar tanto, o hacer grandes reflexiones, sino MIRAR “.
    Como yo os decía en mi comentario anterior, cada vez que estoy a solas con Jesús lo miro ,lo miro, y he conseguido más que con mil palabras….. ¡ consigo una paz interior, y un gozo, que ni todas las riquezas de la tierra pueden darme !.
    Sólo me ha bastado silenciar mi interior : de cosas vanas, de preocupaciones, de trabajo, de mi propia emocionalidad, etc. Y así sin darme cuenta encuentro a Jesús frente a mí y puedo escucharlo y entenderlo, hablar con El, en un lenguaje diferente, en el cual no son necesarias las palabras, y que hermoso siente una en el corazón, un gozo que tampoco se puede dejar expresado con palabras.

    Gracias Madre Olga María, por compartirnos tanta riqueza.

    Un abrazo
    M.Eliana

    Me gusta

  2. Nunca una idea tan sencilla ha contenido tanta sabiduría, y así
    nos la presenta Sta Teresa, a nosotros sólo nos queda hacer lo que ella nos dice y mirar el rostro de Jesús, así de sencillo y de simple, pero ella maestra de oración sabe que con sólo una mirada, la vida nos va a cambiar, porque contemplar el Amor en estado puro, transforma una vida entera !!
    Que hermosa lección de Amor, se imparte todos los jueves en la capilla de las Samaritanas, donde Dios queda expuesto para ser contemplado y adorado por todos!!
    Y para que Él nos devuelva nuestra mirada y nosotros le volvamos a mirar y en ese cruce de miradas quedemos transformados, colmados y exultante de Amor para que cuando salgamos a la calle, todos los que nos vean descubran a Jesús en nuestros ojos!!!

    Me gusta

  3. Gracias Madre Olga! Estas reflexiones que usted publica llegan al alma, y esta nos la eleva, pues que más puede desear el alma que no sea deleitarse contemplando a su amado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s