La sinrazón del amor audaz

Sigo reflexionando sobre mis queridas miróforas, continuando el tema del post anterior. Las “piadosas mujeres”, aunque ven a Jesús muerto y recogen su Cuerpo muerto y junto con su Madre (las piadosas mujeres siempre estan con la Virgen, son como un eco de Ella) depositan ese Cadáver en el sepulcro.

No están soñando, son conscientes de que Jesús ha muerto; BRICKEY_xi_SeekingShiloahy están tristes y doloridas, porque le amaban y ha muerto. Pero no están decepcionadas, porque vuelven el domingo por la mañana. Le siguen amando a pesar de que ha muerto, de alguna manera siguen esperando en Él, siguen amándole. Ellas habían sido valientes y habían sido capaces de ir al calvario y ahora de ir al sepulcro a embalsamarle. Son actos arriesgados y audaces del amor.

Para seguir las razones del propio corazón hay que tener mucho coraje, mucha valentía porque, con frecuencia, nuestro corazón nos da pánico. tenemos miedo a perder el “racional” y “lógico” control de la situación y nos encerramos en mil excusas y en mil “razones  razonables” para no seguir al corazón. Y a las miróforas las razones su corazón no las habían engañado. Su presencia junto al Crucificado y al Resucitado contiene una enseñanza vital para nosotros: nuestra civilización necesita un corazón para que el hombre pueda sobrevivir en ella sin dejar de ser humano, sin deshumanizarse del todo.

Tenemos que dar cada vez más espacio a las razones del corazón. Y la gran crisis de fe en el mundo de hoy consiste en que no se escuchan las razones del corazón, sino solo las razones milimetradas de nuestra mente. En esto, a diferencia de lo que sucede en otros muchos campos, la técnica nos ayuda poco porque, por desgracia -y esto lo sabemos todos- en nuestra sociedad se potencia cada vez más la inteligencia del hombre, sus posibilidades cognoscitivas, pero eso no va acompañado -al mismo tiempo y en la misma proporción- de potenciar la capacidad de amar, que es el grande don que Dios nos ha dado, el gran talento que no hacemos fructificar, con lo cual el empobrecimiento de la humanidad avanza a velocidades alarmantes.

La capacidad de amar de las personas más bien no cuenta para nada. Aunque sabemos, en el fondo, que la felicidad o la infelicidad vienen no dependen tanto de conocer o no conocer, cuanto de amar o no amar, no hacemos caso del corazón, nos empeñamos en arrinconarlo.

No es difícil, siguiendo esta línea, comprender por qué nos interesa tanto potenciar nuestros conocimientos y tan poco aumentar nuestra capacidad de amar. Es sencillo: poseer un mayor conocimiento se traduce en más poder; mientras que el amor, se traduce en más servicio. Nos interesa más el poder, el controlar, el doblegar a los otros… que el entregarnos a ellos y servirles. Copaloma_madren lo cual, nos interesa más potenciar todo lo que tiene que ver con el conocimiento y acallar todo lo que tenga que ver con el corazón. Y ese es el gran error, el gran fallo de la sociedad actual, que nos está llevando a todo lo que está pasando y que conocéis mejor que yo.

Es necesario que después de tantas eras –y lo digo con todo el respeto y todo cariño, pero lo digo porque así lo siento en el fondo de mi corazón- que han tomado por nombre al hombre: la era del homo erectus, homo faber, del homo sapiens… Sería necesario un cambio también: que apareciera una era de la mujer, una era del corazón, de la ternura y de la compasión, que son algunos de los atributos que Dios ha puesto en el corazón de la mujer de una manera  destacada, porque van ligados a nuestro ser mujeres y a nuestra capacidad de ser madres: el corazón, la ternura y la compasión.

7 comentarios en “La sinrazón del amor audaz

  1. Al observar la estampita de esa hermosa ave con sus dos polluelos protegidos bajo sus alas, me estremece, me hace pensar como una criatura tan pasajera como son los pájaros, nos muestren la protección y cobijo que le dan a sus pequeños, como un gesto de amor a su cría.
    Mientras nosotros los seres humanos vamos perdiendo la capacidad de sentir y de amar; mucho más nos preocupa, como dice la madre,” la tecnología, la lógica, en vez de darle cabida a las razones del corazón “, nos inquieta más el poder conseguir poderío, nos cautiva más conocer el espacio, cuántas estrellas existen, etc. que conocer nuestro corazón, y lo que hay en nuestro propio interior; por otra parte queremos tener dominio sobre los demás, gobernar, estar por encima de…. ojalá del mundo entero, y dejamos a Dios a un lado, nos olvidamos de nuestra humanidad personal; luego pasamos por la vida sin darnos cuenta de las necesidades de quienes nos rodean, somos personas frías e insensibles, con grandes títulos profesiones quizás pero endurecido el corazón.
    La única crítica que me encanta es cuando me dice alguien : ustedes las mujeres son tan sensibles !!, pues, bendito sea Dios si eso reflejamos, que importante es mostrar sensibilidad si desde el punto de vista del amor nos ayuda más a comprender a quienes nos rodean, a ser más generosas, más jugadas por nuestros seres amados y por el prójimo que nos rodea.

    Un gran abrazo, Madre Olga María, un saludo a todas las hermanas y a todos los corazones samaritanos que la queremos y la seguimos.

    M.Eliana

    Me gusta

    1. Cuanta razon tienes en tu reflexion sobre el tema que a tocado la Madre Olga, cuanto me hace pensar lo de los pajaritos protegidos por su madre, mientras los humanos nos cargamos de tecnologia para tener “mas vida de pareja “, aparatos para vigilar a nuestros bebes, para que duerman en la habitacion de al lado… y no experimentar ese AMOR hacia tu retoño. Cuando hacemos eso con nuestros hijos… DEVERIAMOS CAMBIAR TANTO, ESPERO QUE CON LA AYUDA DE DIOS TODOS APRENDAMOS A AMARNOS COMO LOS PAJARILLOS Y SU MAMA.

      Me gusta

  2. Mi querida madre Olga y Pilar , pensad que si unimos mente con corazón sería lo más acertado , si nos equivocamos rectificamos pero si nos desilusionamos es difícil salir , hemos de confiar en el amor y en nosotros mismos y yo pienso que encontrando el equilibrio entre mente y corazón podríamos sentirnos verdaderamente plenas.

    Me gusta

  3. Jesús, marcado por la mujer que lo ha conmovido, no la olvida: en la última cena retomará el gesto de la pecadora desconocida y enamorada, lavará los pies de sus discípulos y los secará. “Cuando ama, el hombre cumple gestos divinos, Dios cuando ama cumple gestos humanos, y lo hace con corazón de carne”
    (Padre Ronchi en los ejercicios espirituales al Papa )

    Me gusta

  4. Es un tema muy interesante y creo que no se trata de debatir en quién puede dar más amor, o quién está capacitado para una mayor entrega si el hombre o la mujer.
    Pienso que estamos en la era de la persona como ser íntegro y fuera ya de condicionamientos o sexismo.
    Lo que cuenta es que el ser humano ya sea hombre o mujer no pierda su dimensión de amar y entregarse a los demás, cada uno con sus peculiaridades y atributos y sobre todo que no se pierda la empatía con el prójimo , es muy importante ponerse en su lugar y tratar a los demás como nos gustaría ser tratados!!
    Y por supuesto que sí queremos de verdad amar debemos adentrarnos en el Corazón de Jesús para empaparnos de su Amor y poder transmitirlo a quienes tenemos cerca!!

    Me gusta

  5. La verdad es que se nos presenta un futuro un poco descorazonador. Tenga mos confianza en Dios, El nos ayudara a pasar este bache. Con lo fácil que seria , solamente ir con una sonrisa en la cara

    . Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s