Esforcémonos por conocer al Señor

Sábado de la Tercera Semana de Cuaresma, feria

 

  • Os 6, 1b-6: Quiero misericordia, no sacrificios.
  • Sal 50: Quiero misericordia, y no sacrificios.
  • Lc 18, 9-14: El publicano bajó a su casa justificado, y el fariseo no.

 

Reflexión: Dios quiere que le conozcamos; lo dice claramente la primera lectura: el conocimiento de Dios es más importante que los holocaustos. Conocer a Dios significa asumir lo que Él es y lo que tiene en su Corazón.

Las entrañas de Dios son bondad y misericordia. Esforcémonos por conocer “al Señor”, wp-1457077888233.jpgÉl está deseando revelarse a nosotros como hizo con la mujer samaritana. Él desea humildad y apertura en nuestro corazón, como en el caso del publicano, para que su Gracia pueda actuar y seamos justificados.

Muchas veces nos quejamos de que el mundo en general, la sociedad, está alejada de Dios, pero… mi pregunta es la siguiente: ¿cómo contribuyo yo a que se acerquen a Dios? ¿Soy un testimonio vivo de la misericordia de Dios? Mi vida, mi presencia, mis actitudes, mi rostro, mis palabras… ¿cantan la bondad de Dios?  ¿Son reclamo para los demás? ¿Les enciendo la sed de conocer a Dios?

Él desea la misericordia y la compasión más que ningún otro acto de culto. ¿Lo tengo claro y lo hago realidad en mi vida?

 

Oración: Dame, Señor, un corazón contrito y humillado, como a Ti te gusta, de esos en los que te complaces y en los que te derramas. Que así pueda ser testigo de tu bondad y tu misericordia. Amén.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s