¡Gracias por confiar en mí para este Ministerio!

Ayer estuvimos por última vez en Medina de Rioseco, porque el Monasterio ha dejado de ser nuestro y en breve tenemos que entregar las llaves del mismo a su nuevo propietario.

Fuimos, principalmente, porque las hermanas jóvenes hacen mucho tiempoimg_20160225_072806.jpg que nos oyen hablar de Medina de Rioseco y del Monasterio y de lo que vivimos allí… y tenían ilusión por conocer nuestros orígenes, el lugar donde el Carmelo Samaritano fue engendrado por el Corazón de Jesús y el comienzo de lo que ya estáná viendo y viviendo en primera persona.

Fue una tarde hermosa, disfrutamos mucho: como siempre marcada por la alegría samaritana, la ilusión, el buen humor, el cariño, las sonrisas… y de mucho sentimiento, de mucha hondura.

Me preguntaban si había sentido dolor, o tristeza, o pena ayer cuando salí de Rioseco por última vez. Yo al menos tenía conciencia de que era la última vez aunque… ¡nunca se sabe! Dios es tan absolutamente sorprendente… La contestación a esa pregunta es: ¡No! ¡Ninguna tristeza!

Ayer por la mañana antes de ir y anteayer tenía un poco de desgana de ir y de miedo a mis propios sentimientos y a mis propias emociones. img_20160225_072725.jpgPensaba: “Bueno, todo sea que nos invadan la nostalgia, la  tristeza, la morriña –aunque no soy gallega- y sea un mal rato, una mala tarde…” Y la verdad es que fue todo lo contrario.

Fue una tarde feliz con mis hermanas -que después del Señor son lo más importante en mi vida- y además una tarde de gratitud a Dios, porque me llamó de Egipto y me va dirigiendo a una Tierra prometida, a una tierra nueva, que mana leche y miel. Gratitud por nuestra vida actual en su Corazón y gratitud por mi pasado en Rioseco. Gratitud por los diecisiete hermosos años que viví en ese monasterio y por todos los dones y regalos de Dios recibidos allí. Gratitud inmensa por haber amado tanto ese convento donde inicié mi vida consagrada y por haber sido allí tan feliz y por haberme pedido también la entrega de aquello que tenía y me llenaba y por lo que un día aposté en serio y para siempre. Gratitud a Dios que me desinstaló y me llamó a “salir de mi tierra”.

Gratitud por mis años de Carmelita Descalza. Si yo no hubiera sido Carmelita Descalza durante tantos años… hoy no podría ser Carmelita Samaritana del Corazón de Jesús. Eso lo tengo muy claro. Y por ello bendigo a Dios y le doy gracias por todo lo que viví en Rioseco y por haberme permitido ayer pasar esa página y “cerrar” ese capítulo de mi vida acompañada de mis hermanas, tan queridas.img_20160224_144115.jpg

Y este éxodo -que ya va durando casi once años- no está siendo fácil, y en algunos momentos está siendo duro, penoso… Pero está siendo, sin duda, un tiempo de gracia y de bendición porque, a lo largo de ese éxodo, voy conociendo más y más el Corazón del Señor, su Ternura, su Bondad y su Providencia; y Él nos va regalando, entretejidas en nuestra historia, tantas y tantas personas extraordinarias, tantos corazones verdaderamente samaritanos y entregados que nos acompañan en este camino.

Este éxodo está siendo un tiempo de purificación en el que está quedando claro quién está con Jesús y quién no está con Jesús, quién está con las Samaritanas y quién no está con las Samaritanas. Y yo creo, sinceramente, que es gracia vivir en la verdad y en la autenticidad. El éxodo es siempre un crisol, una purificación y un momento precioso de avanzar, de crecer, de madurar, de ahondar en la fe y en el desprendimiento… y de configurarnos con Jesús, que también tuvo su éxodo, su itinerario hasta el Domingo de Resurrección, pasando por supuesto por el Viernes Santo.

Sin duda, lo que estamos viviendo es un verdadero acontecimiento pascual. Es Pascua. La vida de las Samaritanas, la andadura de las Samaritanas es Pascua, es paso del Señor por nuestra vida y, desde luego, paso a través de todo el misterio de Cristo; como os digo: cruz y gloria. img_20160224_150814.jpgY vamos caminando hacia la gloria, hacia la resurrección, hacia la vida nueva de verdad.

Y ayer por la tarde, lo que experimenté, mis sentimientos más profundos… fueron de mucha gratitud a Dios, porque me sacó de Egipto y me condujo a este éxodo. Y eso me permite estar viva y no agonizando. Estoy viva en una cruz, ¡pero viva! Y voy a morir en la cruz, pero… ¡para volver a vivir! No va a ser una muerte estéril y absurda. Entonces… este despojamiento, este abrazarnos al madero de la cruz sin nada más… ¡es una alegría, es un regalo, es una gozada!

Y lo más bonito que pude experimentar ayer fue ver a todas estas hermanas en el convento de Rioseco. ¿Por qué? Porque cuando la comunidad salió de allí era una comunidad envejecida, estéril… ¡sin hijos! Y la comunidad que ha vuelto ayer es una comunidad renovada, joven, llena de vida, desbordada de esperanza y de ilusión… ¡Y yo me sentí de verdad Madre! Salimos de allí, como dice el Salmo: “allí iban llorando, llevando la semilla; y al volver, vuelven cantando trayendo sus gavillas”.

img_20160225_074715.jpg

Ver allí a las hermanas, a esas hermanas que son una preciosidad -y no lo digo porque sean mis hermanas, sino porque es verdad, porque son una bendición, un regalo, un don de Dios- verlas allí ayer, ¡fue tan bonito..!, ¡fue tan precioso!, ¡fue tan consolador!… porque ellas son la promesa de Dios hecha carne. Ellas son el regalo de Dios encarnado, el don de Dios. “¡Si conocieras el don de Dios…!” ¡¡¡Ellas son del don de Dios!!! Si en Valladolid y en Rioseco conocieran el don de Dios… ¡¡Ellas son de verdad el don de Dios!! ¡¡¡Ellas son la promesa de Dios!!! Testimonio vivo y palpitante de la bondad y el amor de Dios. Son regalo de Dios, son don de Dios. “Si conocieras el don de Dios…” Si las conocieran… cuánto las querrían y las valorarían y de qué manera -si las dejaran libres y sin ataduras de prejuicios- corresponderían ellas con su amor generoso e ilimitado y su entrega incondicional.

Y la consolación fue grande, la paz que siento es inmensa y el ánimo para seguir adelante también es tremendo.

¡¡¡Gracias, Dios mío!!! ¡¡¡Gracias por todo!!! ¡Gracias por la cruz! ¡Gracias por la oscuridad! ¡Gracias por confiar en mí para este ministerio! ¡Gracias porque me das de lo tuyo! ¡Gracias porque a cada paso me recuerdas que soy una mujer entregada y consagrada a un Crucificado! ¡Gracias por recordarme que pertenezco al Crucificado! ¡Y gracias por enseñarme una vez más que la mayor felicidad se puede experimentar abrazada y tendida en la cruz! ¡¡¡Gracias, Señor!!!

img_20160224_144050.jpg

12 comentarios en “¡Gracias por confiar en mí para este Ministerio!

  1. Querida madre Olga María :
    Quisiera poder decirle tantas, pero tantas cosas en relación a lo que usted nos escribe en este momento, espero estar dirigiéndome a usted de persona a persona, sin intermediario alguno; no por descalificar a nadie, sino porque siento el deseo inmenso de poder tocarla, sentirla, saber que si no escucha mi voz, al menos lee mis palabras….
    ¡ No sabe cuánto la quiero ! ¡ no sabe el bien que me hace !, pero la semilla que usted dejó en mi corazón, cada día crece y crece. La admiro profundamente, imagínese si a través de un medio inerte puedo experimentar este afecto bendito, cuánto más la habrán de querer cada una de las hermanas de su comunidad, se ve en sus rostros la alegría, reflejan un gozo sanamente envidiable.
    ¡ que Dios las siga bendiciendo a todas !…. que más puedo yo decir, si es usted misma quien tiene la sabiduría para enfrentar cada situación que llega a su vida, sea buena o sea triste, me quedo muy insignificante frente al gran espíritu de fe que tiene, y esa visión tan clara de todas las cosas.
    Yo humildemente había ofrecido a Dios llevar de por vida mi escapulario de vestir, en honor de ustedes, ya que no podía colaborar económicamente por vuestra situación, espero también con humildad que Dios me lo tenga en cuenta, en favor de ustedes. Hasta hoy he sido fiel en mi promesa y espero serlo hasta la muerte.

    Un abrazo inmenso para usted y cada una de las hermanas

    Soy en Jesús y María
    María Eliana

    Me gusta

  2. Gracias a ti madre Olga del Redentor por tu Si, por ser una madre fuerte, tenas, valiente y confiada en quien te ha encomendado Su obra El, tu esposo Jesús. Tus hijas y nosotros corazones 💕 Samaritanos que las apoyamos y acompañamos desde fuera de los muros que nos separan con el interior del monasterio nuestra oración y apoyo incondicional a este nuevo carisma Carmelitas Samaritanas del Corazón de Jesús para toda la Iglesia ⛪ Universal, te décimos ánimo, adelante y gracias 🙌 ❤ Un abrazo fraterno y que El Señor OS colme de bendiciones.

    Me gusta

  3. Excelente Testimonio querida Madre Olga!!!!!! Es hora de sacudir el polvo de las sandalias y dejar atrás todo…. Dios siempre provee!!! El hombre es mezquino y ruin, pero la Misericordia de Dios es infinita,con unos y con los otros.Animo querida Madre que el Señor te acompaña!!! Las queremos!!!! Inés, mamá de dos Novicias.

    Me gusta

  4. Gracias madre Olga del Redentor por tu Si generoso al Señor Tu esposo, que te ha confiado este te nuevo carisma Carmelitas Samaritanas del Corazón de Jesús para toda la Iglesia ⛪ Universal. Gracias por tu tenacidad, valentía, confianza en El que te ha llamado y confiado Su obra. Nosotros como corazones 💕 Samaritanos te apoyamos desde fuera de los muros que nos separan de la clausura con nuestras oraciones y ánimos y adelante. Un abrazo fraterno a la Comunidad 💒 y a tod@s los corazones 💕 Samaritanos.
    Unidos espiritualmente en un solo Corazón en el de Jesús, quién nos hs convocado a formar parte de este carisma.

    Me gusta

  5. ¡¡¡Ellas son del don de Dios!!! Si en Valladolid y en Rioseco conocieran el don de Dios… ¡¡Ellas son de verdad el don de Dios!!
    Estas palabras, sacadas del texto, dicen tanto, expresan tanto, gritan tanto…….. aman tanto…..

    Me gusta

  6. Era necesario que el grano de trigo muriese en la tierra y quedase sepultado para que empezara a dar esos magníficos frutos que ya se están viendo y palpando !!
    La madre Olga y la madre Pilar seguidas de sus hijas: una hermosa juventud, alegre, pujante, que arrasa por donde va con sus cantos de Amor y júbilo , son la prueba más fehaciente de que El Corazón de Jesús sigue más vivo que nunca, latiendo en cada una de ellas.
    Pronto los ciegos empezaran a ver y los sordos a oír !!
    No puede ser de otra manera, porque nadie por muy obcecado que esté, se puede negar a la evidencia!!!
    Aunque siempre estarán esos ciegos que no quieren ver, aunque la luz que irradian las Samaritanas sea un foco potentísimo de espiritualidad y de Gracia del que Valladolid y el mundo entero están muy necesitados!!
    Llegará el día en que esos ciegos que se niegan a ver, recobren la vista y vean este gran prodigio. Esperemos que entonces no sea demasiado tarde!!

    Me gusta

  7. “Gratitud por mis años de Carmelita Descalza. Si yo no hubiera sido Carmelita Descalza durante tantos años… hoy no podría ser Carmelita Samaritana del Corazón de Jesús” bello es lo que mas me gustado, animo queridas hermanas.

    Me gusta

  8. Alabado sea Jesucristo!!!
    Es el saludo de las Carmelitas y de las samaritanas que alegría que fin mas grande me a dado mi señor; gracias por tu si, por tu entrega, pero sobretodo en ser madre, hermana y maestra … Por que por este orden pues una madre da la vida por sus hijas , se entrega sin reservas ama gratis , y se da por completo.
    Hermana por que se te puede confiar todo, por que sabes ser cómplice y sobre todo por que das consejos con un gran amor de hermana , por que a una hermana se le cuenta todo.
    Maestra en la oración , en la entrega , maestra en el arte de amar a Jesús….
    Gracias por darme la oportunidad de amarte, de haber sido tu hija sobre todo gracias por llevarme hacia dios….
    Gracias por ser mi madre

    Me gusta

  9. Entrego a Dios su compartir, lo siento como un tejido desde las nostalgias de lo humano y el coraje de lo divino, es muy gratificante que sea usted misma quien nos comparta sus querencias, sentires y adioses, así como el coraje para seguir haciendo camino al andar. Les sigo por el testimonio que de ustedes recibo y alimenta mis búsquedas desde la Fe, por ello no dudo en afirmar que se han convertido para mi en una comunidad extendida en la que advierto la urdimbre de lo humano y lo divino; aún desde la distancia (colombia) siento mi aprecio, admiración y afecto inmenso por todas y cada una de las hermanas y por ello me encomiendo a sus oraciones ya que ustedes están siempre presentes en mis plegarias para que la alegría en y desde Dios no se agote y se convierta en fidelidad a la opción que como bruzados-as hacemos cada instante de la vida. Gracias Madre Olga por su compartir.

    Me gusta

  10. leyendo este mensaje empiezo a comprender algo. ” sus primeros años de catmelita descalza lo explican todo”.
    GRACIAS madre por su generoso FIAT. nos está haciendo mucho bien a bastantes mas de lo que se podría pensar. Un milagro de dios realizado a traves de SU generosa CARMELITA.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s