Aquí todas se han de amar

Otra cosa muy importante en la comunidad teresiana: “aquí todas se han de amar, todas se han de querer, todas se han de ayudar”. Lo más importante en este párrafo a mi juicio es el “todas, todas, todas, todas…”  Todas significa todas, no todas menos una. Y para que eso suceda todas tienen que participar.

“Todas se han de amar”, eso quiere decir que todas tenemos que amarnos a todas. “Todas se han de querer”: no es lo mismo amar que querer, ya os lo dije en su momento cuando vimos el Camino de Perfección. El amor es una cosa y el afecto, que es lo que responde al querer, es otra.

El amor es algo mucho más elevado y el querer es un sentimiento que tiene que ir bien fundado, porque si no… puede ser nefasto. Debo procurar no moverme solamente por el sentimiento que acompañe hacia unas y que no acompañe hacia otras. Eso es muy humano y muy normal.wp-1580121949375.jpg

Yo no siento lo mismo hacia todas, ¡por supuesto que no! Con unas personas empatizas más; con otras empatizas menos; hacia una sientes más cariño, hacia otra no es que no sientas cariño, sino que te resulta más difícil relacionarte… pero no significa que ames menos, sino que es más difícil la relación, pero hay que luchar para que sea igual. Esto es una de las cosas más difíciles de la vida común, pero de las más importantes. Porque si te dejas llevar por los “quereres” y los “no quereres”, eso puede llegar a ser nefasto porque además se acaba volviendo contra uno mismo, porque acaba uno siendo esclavo de esos quereres. Pero esclavo… ¡no os podéis imaginar hasta qué punto!, o sea, es todo un mundo.

Cuando ella dice: “todas se han de amar” sabe de qué está hablando y eso es relativamente fácil. “Todas se han de querer” ya es más difícil y consecuencia de querer: “todas se han de ayudar”. Porque vamos a ver: es muy humano que a ti te sale mucho más querer a la que te cae bien que a ir ayudar a la que no te cae tan bien. Pues hay que evitar esa acepción de personas, y no dejarnos llevar de esas inclinaciones naturales; porque sentir las inclinaciones naturales las vamos a sentir hasta el último día de nuestra vida. Eso es así y significa que psicológicamente somos eres humanos normales.

Si a mí alguna me dice que siente hacia todas lo mismo, yo le digo: “hermana, tienes un problema. ¡No estás bien!” porque los chopos esos que hay ahí, en el jardín, sí: sienten el mismo afecto hacia todos los chopos de alrededor, o sea, ¡ninguno!, son todos iguales. Pero entre seres humanos, los sentimientos no pueden ser iguales y si estás diciendo que sientes hacia todas igual… o me estás mintiendo o tienes un problema, ¡esa sí que tiene un problema! Esa sí que precisa de psicólogo urgentemente porque algo tiene… tiene algún cable que se le ha cruzado, algo no está bien en la instalación; no está bien. No puede sentir lo mismo hacia todas.

Entonces ¿cuál es el querer? El querer está en la voluntad y consiste en que yo no me deje llevar de mis sentimientos naturales que, además varían, porque hoy puede caerte fenomenal una persona, la ves… va a ser un dechado de virtudes, el non plus ultra de las virtudes, la inteligencia, el sentido común… ¡¡lo más de lo más!! y mañana dijo no se qué cosa, en no sé qué momento que a ti te pilló al bies y de medio lado y te cayó mal y oye: “¡Qué cosa! A partir de ese momento, ya no le encuentro virtudes, ya no le encuentro nada positivo, todo lo que dice me parece fatal, todo lo que hace me cae mal… me parece que es una tonta perdida… IMG-20191031-WA0222.jpgque es una insensata, que no sabe lo que dice… ¿Virtudes? ¡¡Cero pelotero!! Si es que está en el limbo, si es que…” “Pero si era tu…” Pues… ¡misterios de la psicología humana! Un cuarto de vuelta de tuerca y todo se ha cambiado. Todas esas cargas afectivas positivas, maravillosas, que tenías hacia esa persona… de repente son cargas negativas: “¡Es que no la aguanto!” Pues te tienes que aguantar y la tienes que querer, igual cuando todo era súper fácil. O sea, no se tiene que notar el cambio. Esto es muy humano y muy normal.

Y para que en una comunidad haya comunicación y diálogo, “todas se han de querer y todas se han de ayudar”. “¿A la inútil esa que discurre con los talones, que es una insensata, que además es tonta, que no tiene ninguna virtud y ¡es que no la aguanto!?” A esa también la tengo que ayudar, igual que al dechado de virtudes éste, que tampoco es tan dechado, pero tú la vives así, ¿no? Eso está en tu interior y no tiene que aflorar al exterior; o tiene que aflorar lo menos posible, se tiene que notar lo menos posible. No es imposible: es posible, no es fácil, pero se puede.wp-1580242189055.jpg

Y otra cosa que tiene que caracterizar a la comunidad para que pueda darme algo es un clima de alegría y afabilidad según el estilo de hermandad y recreación que tenemos juntas.  Para ver cual es el estilo de hermandad y recreación que tenemos juntas, que dice la Santa, ayuda leer: Fundaciones 13, 5; Camino 7, 7; Camino 41, 7 (a mí me encanta ese párrafo) y Vida 36, 29.

Esto en cuanto al diálogo fraterno en una comunidad teresiana por lo menos los factores externos que tenemos que procurar para que ese diálogo pueda existir y pueda darse.

6 comentarios en “Aquí todas se han de amar

  1. “Todas se han de querer y todas se han de ayudar”A que me suena esta frase?Me viene a la cabeza ,de cómo eran las familias antes. Siempre hubo roces,pero se pasaba rápido y se olvidaba,pero este ambiente Teresiano,me lo recuerda mucho.Y la que preparan cuando se ven?Eso pasaba también en las familias.Ahora,cada uno va a lo suyo.Sí no te esfuerzas un poco en saber unos de otros,pasa el tiempo y todo se va enfriando.Es una pena,peto así nos va.Por eso ,cuando las veo con esa alegría ,esos achuchones, risas…Extraño mucho ese ambiente.No tiro la toalla ,lo sigo intentando, algunas veces lo consigo. Un abrazo Madre.❤❤❤❤

    Le gusta a 1 persona

    1. Eso pasaba y todavía pasa, aunque a veces en las familias hay un cierto ir cada uno a lo suyo (nada nuevo), agudizado por la adicción que crean las pantallas, sea de teléfonos o de otros dispositivos. La indicación de Santa Teresa es una regla tan básica que nos debería dar vergüenza olvidarla y no ponerla en práctica. A mí el primero.

      Me gusta

  2. Cuando das paso a que Jesús sea el que actúe por tu intermedio, amas de una forma tan pura, tan sanadora, pues el amor sana todo, perfecciona, al que lo recibe y al que lo da, pues es el mismísimo Jesús. Sólo dale el paso a Él.

    Me gusta

  3. Esto que Ud. señala, hermana, y creo que lo hace con gran acierto, sinceridad y profundidad, se puede aplicar, y se debería aplicar, a grandes rasgos a cualquier comunidad o incluso grupo de personas, ej. familia, empresa, asociación. Y sería muy útil.

    Me gusta

  4. ¡Alabado sea Jesucristo! Todos debemos amarnos, primero aceptar tal cual es y en consecuencia “amar”. Le saludo M. Nuestra. desde San Felipe, Chile.

    Me gusta

  5. ¡Alabado sea Jesucristo! Todos debemos amarnos, primero aceptar tal cual es y en consecuencia “amar”. Le saludo M. Nuestra. desde San Felipe, Chile.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s