DERECHOS Y JUSTICIAS…

La vida es sin duda una gran maestra que rubrica lo que uno lleva en el corazón. Cuando hablamos tan a la ligera de lo que es justo e injusto… a veces me siento impotente para argüir y justificar aquello de lo que tengo certeza y seguridad absoluta, pero el otro día me vi en una situación en al que Dios me ayudó, sin duda, para luchar por la verdad y dar luz a otros.IMG-20180814-WA0119.jpg

Yo soy absolutamente provida y -por supuesto- antiaborto (sin excepciones, ni estudios de las casuísticas) y antieutanasia. Como premisa he de decir que nunca juzgo a las personas, pero soy implacable con el hecho en sí: matar es matar y eso es inadmisible siempre, al menos para mí.

Hace unos días me encontré con una persona que trabaja en el ámbito de la sanidad en un país en el que la eutanasia es legal en algunos casos; esta persona me decía, agobiada, que la habían incluido en un comité clínico de eutanasia y que se veía arrastrada a presenciar y secundar con su firma casos en los que se sentía muy mal, como si fuera una especie de asesino en serie, pero que no sabía cómo parar. Le dije que se agarrara a la objeción de conciencia y me dijo que aquello era muy complejo, porque la realidad objetiva es que no puedes objetar la propia conciencia porque no se te escucha o se te margina. Y que ella no tenía valor… y por último me dijo que los demás médicos de aquella jungla le decían que pensara en el sufrimiento del paciente y que no era justo que se obligara a una persona a seguir padeciendo…IMG-20190612-WA0130.jpg

Ahí ya…. Sí que me harté: ¿no es justo que una persona siga sufriendo? Pues alivia su sufrimiento todo lo que puedas, que para eso eres médico. Matarla no es una solución: es el fracaso más estrepitoso de la medicina y un acto gravemente inmoral. Otra cosa: a veces no se puede aliviar el sufrimiento físico porque hay enfermedades incurables, pero sí que se puede cuidar y curar el sufrimiento moral de una persona con una serie de medicinas infalibles: cariño, respeto, humanidad, cercanía… y por último le dije: “¡Déjate de derechos! ¡Matar nunca es un derecho! ¡Y morir tampoco! La muerte es una realidad de esta vida, pero no es un derecho y por tanto no es una cuestión de justicia.”

Y por último… suponiendo que una persona tenga “derecho” a morir, a decidir su propia muerte… pues muy bien: que se las apañe solo, pero que no implique a nadie más. Que no cree conflictos morales en las conciencias de las personas que se ocupan de él. -Si te quieres morir… ¡tú solito! Pero no pretendas que otros te asesinen.

Eso si que es injusto: que para que un ser humano deje de sufrir -ese es el argumento estrella de los que están a favor de la eutanasia- otros tienen que cargar en su conciencia, durante toda su vida, con el sufrimiento de haber matado -o ayudado a matar- a alguien. Eso… ¿es justo?

Reflexionemos sobre esto y no nos dejemos ofuscar por justicias y derechos que no son verdaderos, que no existen. La verdad nos hace libres y la mentira nos extravía una y otra vez y nos conduce al error y al sufrimiento.

4 comentarios en “DERECHOS Y JUSTICIAS…

  1. Esto es el mundo al revés. Osea que protegemos todo tipo de especies :animales y vegatales en vías de extinción, que muy bien,porque no deberían desaparecer.La “especie humana “¿Quien la protege?Estamos como en la prehistoria,lo que nacía defectuoso ,o resultaba caduco,por el barranco.Eso de no tener corazón, o tenerlo como una piedra,trae tanto dolor.Un abrazo.❤❤❤

    Me gusta

  2. ¡Qué argumentos tan buenos!! Son clarísimos y sencillos pero contundentes. Lo que complica las cosas es que por hablar así hoy te pueden “apedrear” porque la verdad no está tan bien cotizada hoy en día. Por eso necesitamos contagiarnos unos a otros de esa santa violencia!

    Me gusta

  3. Buenas tardes madre Olga Maria un gusto saber de ti. Solo Dios sabe en que momento vamos a el.
    El vier., 14 de junio de 2019 04:19 AM, Grita al mundo escribió:
    > Madre Olga María posted: “La vida es sin duda una gran maestra que rubrica > lo que uno lleva en el corazón. Cuando hablamos tan a la ligera de lo que > es justo e injusto… a veces me siento impotente para argüir y justificar > aquello de lo que tengo certeza y seguridad absoluta, pero ” >

    Me gusta

  4. Qué argumentos tan buenos!! Son clarísimos y sencillos pero contundentes. Lo que complica las cosas es que por hablar así hoy te pueden “apedrear” porque la verdad no está tan bien cotizada hoy en día. Por eso necesitamos contagiarnos unos a otros de esa santa violencia!

    Me gusta

Responder a Virginia Solórzano Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s