Una religiosidad vacía de compromiso

Esto que os acabo de decir es una realidad y el hombre ha quedado a merced de un gran vacío existencial, que busca llenar como sea, y cada cual se busca la vida como puede. Esto es también otra pavorosa realidad; no el que busquemos llenar el vacío existencial, sino que frecuentemente se busca llenarlo a cualquier precio y se toman caminos tremendamente equivocados.

Generalmente el ser humano busca llenarlo espiritualmente, porque lo que sí es cierto es que el hombre tiene una dimensión espiritual que necesita ser satisfecha de una manera u otra. Y busca lo misterioso, lo sobrenatural, lo sagrado… porque en el fondo, todos buscamos esto.

El hombre busca una nueva forma de relacionarse consigo mismo, de entrar dentro de sí mismo, de relacionarse con los demás, con la naturaleza, con la creación, con el universo, con Dios, con el futuro, que es una cosa que nos preocupa muchísimo…IMG-20180605-WA0239.jpg

Todos esos interrogantes surgen espontáneamente en el hombre y hay que responder a ellos, porque si no… no hay sosiego. Entonces para responder a todo esto, ha surgido la New Age. No ha surgido directamente para responder, pero se ido formando con las diversas respuestas que se ha intentado dar a todo esto.

Daos cuenta de que esta necesidad de transcendencia de la que estamos hablando, este vacío interior que el hombre busca llenar, sucede y acontece en medio de una irracionalidad absoluta y de un vacío de conocimientos religiosos tremendos, de una ignorancia religiosa impresionante, que hace que las personas realmente no sepan qué es lo que quieren. Por eso buscan y se apuntan a lo primero que encuentran, porque no calibran la trascendencia que eso tiene. Y aparte que es como quien tiene hambre o sed: es una necesidad que es tan urgente que, donde pueden, van bebiendo, van sorbiendo, sin darse cuenta de que en realidad muchas veces están envenenándose a cámara lenta.

Y en medio de todo esto la gente que busca, todos estos que –además- se las dan de gente moderna, científica, preparada, inteligente… ¿qué buscan? Pues, buscan videntes, adivinos, creen en la reencarnación… otros se interesan por el espiritismo… Esto son sólo pinceladas, porque el tema es muy complejo y muy extenso; ya lo iremos viendo… Te topas con personas que creen en la reencarnación o que en vez de tomarse una aspirina cuando le duele algo, van a que le pongan un cristal… ¡cosas de este tipo! ¡Pero la gente es así de absurda!! ¡Así de incoherente y así de ilógica!

Esto que os estoy contando es terreno abonado, pero abonadísimo y súper fértil para las sectas, que proliferan por todos los lados. O sea, son como los hongos, aparecen montones sectas por todos los lados, y cada cual más rara que la anterior. Y además, como lo de las sectas te apuntas, te borras, te cambias a la siguiente, como el que se cambia de traje, sin ningún problema, pues ya puestos… Luego hablan de sectarismos, de intransigencias, de no sé qué… y se apuntan a cualquier cosa. Pero la gente hoy día es así. Y lo más triste de todo esto es que no es gente mala, ni con mala voluntad, sino totalmente confundida y con unos líos mentales impresionantes.

Lo oculto, lo irracional, lo raro, lo extraño -¡con lo bonito que es ser normal!- todo eso atrae poderosamente: las milagrerías, las cosas extraordinarias… Cuanto más raro, más despampanante y más estrambótico, más gente se apunta. Con lo fácil que es creer en Dios, normal, sin hacer cosas raras, rezar un Padrenuestro… en fin, estas cosas como de todos los días… ¡No, eso no atrae! Cuanto más raro, más estrambótico y más extraño -no sé si me explico- más atractivo resulta y más adeptos tiene.

Se mezclan, con mucha frecuencia, lo inofensivo con lo pernicioso, porque la gente hoy día no distingue, porque como todo es relativo… no sabemos distinguir lo bueno de lo malo, lo respetable de lo inaceptable… todo va mezclado, todo va en el mismo pack… Y da lo mismo: IMG-20180407-WA0108.jpg¡crees en la Santísima Trinidad y en el karma!

– Pero, ¡hombre! ¿Cómo vas a creer en la Santísima Trinidad y en el karma? ¿No te das cuenta…?

– ¿Por qué no vas a poder creer? ¡Hay que saber conciliar! Yo soy una persona conciliadora y creo en la Santísima Trinidad, Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y en el karma.

Y dices: -¿¡Serás majadero!? Porque eso es una majadería…

Pero no, estos dicen: – ¡Que no! Que tú eres muy intransigente. Creer solo en una cosa, pudiendo creer en todas… Hay que ser amplio, acogedor, plural, con amplitud de miras, polifacético…

Y dices: – ¡Chalado…! Porque, si de verdad creo en la Santísima Trinidad, todo lo demás no se puede creer. Y racionalmente se puede demostrar; teológicamente se puede demostrar. ¡No, no! Pero hay que ser progre, moderno, amplio, cosmopolita, ecuménico…Y no sé qué estupideces más arguyen para justificar que se puede creer simultáneamente en la Santísima Trinidad, en el karma… ¡y en Pulgarcito! ¿Por qué no vas a creer en Pulgarcito también?

– No, mira, ese es el personaje de un cuento.

– ¿Por qué? Si está en tu mente, ya no es un personaje de un cuento, ¡ya es un ente que está en tu mente…!

Y puedes tener una discusión bizantina…

Pero ese sincretismo, esa confusión, es mezcolanza extraña, ese conjugar cosas totalmente contradictorias, absurdas e ilógicas se da con mucha frecuencia. Pueden ir el domingo a misa, el sábado a la sinagoga, el miércoles al templo budista… ¡da igual!

– ¡Pero si Dios está en todas partes!

– Bueno, pero… ¿cuál Dios? A ver si nos definimos, ¿no?…

– Pero… ¿no dicen que Dios está en todas partes?… y mañana rezo en la playa.

Y dices: “¡Guay! ¡Me parece estupendo!” Yo también he rezado muchísimo en la playa, pero a ver… tendré que definir qué soy.

Pero… les da lo mismo: picotean de todo, porque en el fondo…  hay una búsqueda irracional. Y la búsqueda de Dios también tiene que ser racional, que lo irracional nunca suele acabar bien.

Entonces, consecuencia de todo esto, va surgiendo una nueva religiosidad, no una nueva religión, porque la New Age no es una religión, es una nueva religiosidad. Aparece un nuevo sentimiento religioso, una nueva manera de vivir el sentimiento espiritual de la persona, la parte trascendental de la persona de una manera totalmente ambigua.

El hombre por un lado quiere estar ligado a algo que dé sentido a su vida. Pero, al mismo tiempo, pretende una especie de religión-salvación mágica, facilona, cómoda, que no le complique la vida, por supuesto sin renuncias, sin ningún tipo de sacrificio, que le quite todo el dolor que pueda tener en esa vida, por lo menos que le anestesie… Y, por supuesto… ¡sin cruz!

– La cruz es una maldición, ¡un mal rollo! ¡No, no! ¡De eso nada!

Y sin cruz -que me perdonen todos estos y todos los demás- ¡no hay salvación! La cruz no es simplemente el signo de mi fe, porque soy cristiana; la cruz es el camino único de la salvación. ¡La cruz de Cristo! Porque la cruz sin Cristo, tampoco tiene ningún sentido. La cruz de Cristo es el único medio verdadero de salvación.

La New Age rechaza frontalmente la cruz. Ya empezamos a ver quién está detrás, ¿no?… ¡En bonito! ¿eh?, porque aquí… ¡hasta el demonio sale guapo! Pero esa negación frontal de la cruz para mí es tan obvia y tan evidente que no hacen falta muchas más pruebas. Pero bueno… hay que desmenuzarlo todo bien para ver y conocer, porque además se te cuela sin darte cuenta, y te meten goles por toda la escuadra, pero a montones, sin enterarte.

Se busca una religiosidad, porque hay IMG-20180414-WA0059.jpgnecesidad de esa religiosidad, el sentimiento religioso es fuerte, es una necesidad profunda y básica de la persona. Y se busca satisfacer esa hambre, esa sed; pero se busca una religiosidad light, como la Coca-cola, descafeinada, una religión sin Dios. Pues es como la Coca-cola light o el café sin cafeína o el tabaco sin nicotina, pues… ¡una mentira!

Una religiosidad que no nos comprometa a nada, que nos deje una libertad absoluta, sin dogmas anticuados, sin la infabilidad arrogante de un señor que dice lo que está bien y lo que está mal; sin Iglesias arcaicas que no molan, que son un mal rollo -“ahora lo guay es irse a rezar al acantilado… Bueno, y ya si rezas en posición horizontal en el colchón, ni te cuento…”-; sin castigos, sin obligaciones, sin infierno -“pero bueno… ¿qué cosa es el infierno?”- sin demonio, sin mal, pues si hoy todo es relativo…. que no hay ni bien ni mal, hay lo que sale a mí me parece oportuno… ¡Un criterio de vida impresionante, ¿no?! ¡Y ya está!

“Light” es una palabra inglesa que era inofensiva hasta hace un tiempo,  pero que se ha convertido en signo de todo lo malo. Light: luz, ligero, leve, sin… todo eso que significa en inglés. Pues, light significa realmente el sinsentido más absoluto de todas las cosas.

La palabra light define las cosas sin sustancia, sin contenido, cosas que están entregadas al dinero, al comercio, al poder. El hombre light es un hombre sin voluntad, sin fuerza, sin resortes, sin contenido, sin nada de lo que le humanice, despersonalizado, entregado al gozo ilimitado y sin restricciones, entregado al todo sirve, al todo vale, sin ningún principio, que vive para lo inmediato, no para lo venidero, para lo eterno… sino solamente para ahora, porque luego no hay nada… que está totalmente afincado aquí, porque no espera nada más: ahora y el futuro inmediato.

– Hay que asegurar las cosas para el porvenir…

– ¿Qué porvenir…?

– ¡La semana que viene! ¡El mes que viene!

– Pero… ahora, ahora, ahora…

De hecho hasta los bancos lo han notado, porque no hay manera de que la gente ahorre. Antes todo el mundo tenía una cuenta de ahorro, por lo que pudiera pasar. Ahora ya la gente se niega a ahorrar. O sea, es que es una realidad que hasta económicamente tiene su reflejo: ¡la gente no ahorra! ¡Se gasta todo lo que tiene ahora, en lo último que se le ocurre! Esa es otra realidad.

El hombre light carece de referencias, tiene un gran vacío moral y no es feliz, aún teniendo magazine-unlock-05-2.3.822-_728b1d532fd049f4874af41dd581a56f.jpgprácticamente todo lo que se le antoja. ¡Pero no es feliz!

Esto ha conducido al hombre a un retorno, porque como ya han llegado al punto en que se han dado cuenta de que no, han empezado a dar marcha atrás. Entonces el hombre intenta retornar a lo sagrado, porque ha comprendido que lo material no le da la felicidad. Pero retorna a lo sagrado de una manera muchas veces equivocada.

De hecho, la humanidad está despertando a un nuevo sentimiento religioso, es como un nuevo despertar. Pero… ¿hacia dónde van? El problema es que se trata de una religiosidad que brota en un hombre que no ha tenido ningún fuste, ningún asiento… y en consecuencia, en su vivencia religiosa, en su religiosidad le pasa igual: no tiene asiento, ni fuste, ni fundamento. Entonces nos encontramos con una religiosidad etérea, indefinida, cuyas expresiones más comunes -no siempre, pero son muy comunes- son el culto al cuerpo, la atracción por la mente humana, por el misterio del cosmos, por la grandeza de la naturaleza…

 

Un comentario en “Una religiosidad vacía de compromiso

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, ahora la gente en general sobre todo la gente joven tienen unos caos mentales impresionantes, pero también hay mucha gente mayor en estas texituras, confunden y mezclan todo, y son super ignorantes en el fondo. Creo que en algún momento ha habido una desconexión tal de la gente por ideas políticas con la iglesia católica, en la que muchas personas se han perdido en esa marabunda de ideas inconexas. Hay mucho desconocimiento de lo que es en realidad la Iglesia Católica, hay un gran desconocimiento de Dios ,de Cristo, y de una formación, eso es lo que yo particularmente hecho de menos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s