Fijar la mirada en el amor

El método de Teresita corresponde a lo que ella sabe del amor, ella habla de su experiencia. En eso se parecen las dos Teresas. Ninguna estudió. Las dos hablan de su experiencia vital, de lo que Dios hizo con ellas.

Hay que afianzar sobre el amor la mirada y al mismo tiempo transformar en amor lo mismo las penas que los gozos. Son aspectos complementarios de un mismo y único movimiento del alma: la fe en el amor.

IMG-20180522-WA0183.jpg

La fe en el amor nos lleva a fijar nuestra mirada en el amor y a transformarlo todo en amor. La primera actitud, la de afianzar la mirada en el amor ahonda en Dios las facultades de la inteligencia y de la voluntad. ¿Qué pasa, que nos vuelve tontos? ¿Dejamos de ser razonables? Sí, porque fijamos nuestra razón, nuestra inteligencia, y nuestra voluntad, en ese amor; fijamos en él la mirada y esta actitud es particularmente apta para sostener la vida de oración en medio de esa oscuridad. Cuando no veo ni torta, ni sé qué pensar, me aburro en la oración, me duermo, me desespero, me harto… el recurso de mi vida es fijar mi mirada en el amor.

Y la segunda cosa de la que se sirve para transformarlo todo en amor, es utilizar lo mejor posible todo lo creado en el servicio de Dios. Teresita toca en estos dos teclados para animar a sus hermanas en la fe, con la seguridad de ser amadas y que Dios desea y acepta su amor.

Esta simplificación, aunque parezca muy simple, es también de Teresita, pues está simplificando la noche del sentido, que nos cuenta san Juan de la Cruz allá en la Subida, un montón de capítulos… que están muy bien, pero no son asequibles para todo el mundo. Entonces Teresita simplifica todo eso. Esto es doctrina de san Juan de la Cruz al cien por cien, pero para torpes. Teresita lo hace papilla -fijaros que somos pequeños- para los torpecillos. Entonces lo que hace es que simplifica todo y esta simplificación es indispensable para poder seguir adelante.

Ya no es hora de insistir a sus hermanas y recordarles cuáles son sus defectos, porque ya se encarga Dios. Ya no necesitas que te digan: “Estás portándote muy mal en esto, haz el favor de cambiar en esto, enmiéndate en esto”. Llega Dios y te lo dice bajito, por dentro, te pone en evidencia como Él sabe hacerlo y te hace comprender como Él sabe hacer comprender; se encarga Dios.

Entonces… ¿qué necesitas? Simplemente humildad. Ella no deja de reconocer las miserias que sus hermanas descubren en ellas mismas, cuando vienen sorprendidas después de caer en la cuenta de que son mezquinas… egoístas, inmortificadas… Ella no lo niega. downloadReconoce esas miserias. Probablemente, como maestra y persona avezada en la vida espiritual mucho tiempo antes ya se había dado cuenta de ellas. La condición humana es de tal manera que hasta que no te enteres por ti mismo ni te lo vas a creer. Y difícilmente lo vas a asumir.

Entonces Teresita sabe que ha llegado esa hora bienaventurada en que Dios va poniendo a cada uno en su propia verdad. Es un tiempo de gozo, de bienaventuranza, de bendición… aunque sea doloroso. Pero es una bendición porque es la verdad y la verdad siempre es bendición.

Y ella, cuando las novicias llegan a decirle que han encontrado este defecto, esta limitación, Teresita lo reconoce, les dice que sí, que es cierto, afirmándoles que esa fealdad que han descubierto en ellas es una razón más para mirar al amor. Porque si te quedas mirando lo feo que eres… puede ser que te desmayes. Y eso no tiene mucho sentido. Es de sentido común… dejar de mirar lo horroroso que eres y mirar más allá. Mirar al amor de Dios que al final es lo que importa.

Tampoco niega sus sufrimientos. Ella reconoce este dolor que están viviendo. Sabe que es un momento doloroso, un momento de prueba. Ella no niega esos sufrimientos ni tampoco les dice que sean sufrimientos de poca monta, que sean cosas ligeras, que sean cosas pequeñas. Lo que hace es enseñarles a amar ese sufrimiento que Dios les envía. Enseñarles a amar ese medio de perfección.

Ante una espina, es mejor acariciarla que no pisarla. Vas a sufrir mucho menos si acaricias esas espinas, que si las pisas. Vas a sufrir mucho más aporreándolas y pisándolas que acariciándolas.

Una de las cosas que Teresita hace es enseñarnos a amar esa situación y a reconocerla como gracia. Ella no niega que los defectos o la conducta del prójimo puedan provocarnos penas o tristezas. Por experiencia sabe que es así, pero nos enseña que hay que amarlos como ellos son. Hay que saber reconocer en ellos a Nuestro Señor, y testimoniarle el mismo amor.

A mí Dios no me pide que etiquete este hermano y le defina de ‘desgraciado’ para arriba. No. No me pide eso. Me pide que le ame. “Si amáis a los que os aman ¿qué mérito tenéis?” “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen”.

–     Ufff, eso son cosas…

–     Pero si es la Palabra del Señor… La espiritualidad de Teresita es toda ella evangélica.

–     Pero… ¿cómo voy a amar a los enemigos?

–     Pues entiéndete con Dios nuestro Señor que es el que lo manda.

Y dice más: “cuando el mundo os odie…pensad que a mí me ha odiado primero”.  Y dice más: “Llegará un momento en que los que te den muerte creerán que están glorificando a Dios”.magazine-unlock-05-2.3.850-_c02198c6f6e943d78b67473b7d10cad3.jpg

Todo esto está previsto. El fallo es nuestro, que cuando llega nos ponemos de los nervios. No sé por qué porque ya estábamos avisados. Y teóricamente todos leemos el Evangelio, todos sabemos las cosas más o menos: “Bienaventurados cuando os persigan y os calumnien”.

Sí, claro: pero luego viene uno y te llama imbécil y montas el pollo del siglo porque te ha llamado imbécil. Todavía no te ha calumniado. Solamente te ha llamado imbécil, y algo de imbécil sí que serás. Cuando te calumnien será de algo que sea falso, pero si uno te ha dicho que eres imbécil, en algo habrá acertado. Y perseguirte… no sé hasta qué punto, pero en cualquier caso… cuando te hayan perseguido, cuando te hayan calumniado, quiere decir que el Evangelio está siendo realidad en tu vida.

Cuando todo te vaya bien es cuando tienes que empezar a cuestionarte si tú estás bien, porque no estás muy en sintonía con el Evangelio. Y cuando estamos en esta purificación quiere decir que estamos en onda, que todo va como tiene que ser. Y a este hermano difícil, de quien Dios se sirve para hacer su obra, tengo que testimoniarle el amor mismo que tengo que darle a Cristo. En Teresita siempre el fin es el mismo. El mismo esfuerzo de llevar al alma hacia el amor en la fe, no en la sensibilidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

3 comentarios en “Fijar la mirada en el amor

  1. Es muy difícil tratar con personas que te están defraudando continuamente.De primeras no me sale “buen rollito”Se me va pasando ,pero me cuesta mucho.Cuanto más cercana es la persona, más tortazo me pego.El buen Dios me da paciencia para poder pasar el bache y volver a empezar.❤️❤️❤️❤️

    Le gusta a 1 persona

    1. A mi me gusta mucho cuando decis:
      “Cuando te hayan perseguido, cuando te hayan calumniado, quiere decir que el Evangelio está siendo realidad en tu vida…”
      A veces Dios nos envia situaciones y circunstancias que no comprendemos ni entendemos, que nos superan porque solo vemos nuestras limitaciones y eso no nos gusta…. esta frase me hace caer en la cuenta que estas situaciones significan que estamos viviendo la realidad del evangelio en nuestra vida…. de tal manera que rompe Dios nuestros esquemas con los que hemos funcionado y vivido siempre….. incluso las relaciones.
      Sentir adversion por aquellas que contagian cosas malas al corazon es lo mas humano

      Me gusta

  2. Buenas noches madre Olga hoy asistí ala misa de Maria Auxiliadora y que ella me de fuerza para llevar mi matrimonio en unión con Dios.
    El miér., 23 de mayo de 2018 01:00 AM, Grita al mundo escribió:
    > Madre Olga María posted: “El método de Teresita corresponde a lo que ella > sabe del amor, ella habla de su experiencia. En eso se parecen las dos > Teresas. Ninguna estudió. Las dos hablan de su experiencia vital, de lo que > Dios hizo con ellas. Hay que afianzar sobre el amor la mirad” >

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s