Comprometiendo la vida entera en el amor

Nos encontramos con uno de los puntos más impresionantes y más apasionantes de toda la doctrina de Teresita, que es la fe en el amor. Cómo entiende ella la fe en el amor.

En este punto es cuando emerge con más fuerza esa hija de san Juan de la Cruz que es ella: cuando nos habla de la fe, y de la fe desnuda.

Hasta aquí Teresa estaba dando a conocer a sus hermanas el amor de Dios tal cómo es, y ahora quiere lograr en ellas una actitud de alma que sea lógica y consecuente con lo que ella sabe, con todo lo que nos ha enseñado y explicado. Y esta actitud es la fe en el amor.

Ya hemos conocido “el amor que Dios nos tiene” -lo que nos ha estado explicando hasta aquí- “y hemos creído en él”. Una vez que hemos conocido el amor de Dios, la actitud que se tiene que derivar es una fe inquebrantable en ese amor de Dios. Sin esta fe en el amor, se secaría en el ama el deseo de Dios, como una planta que germina en una tierra no fértil, en una tierra de poca profundidad. Si el amor de Dios, el deseo de Dios, las ansias de ir hacia Él, no arraigan en una tierra fértil, que consiste en una fe profunda e inquebrantable en el amor, pues al final… esa planta que germinaba se marchitaría.IMG-20180512-WA0102.jpg

Toda nuestra vida presente es un ejercicio de fe. Pero de fe en el amor, no en Dios, sino en el amor de Dios: porque yo puedo creer en la existencia de Dios, pero no en un Dios personal, no en un Dios que me ama, y esto cambia mucho.

La fe en el amor de Dios, tal y como Teresita nos enseña, es infinitamente rica y fecunda. Cuando hablamos de fe, hay que aclarar muy bien esto: nos referimos a la fe como una actitud de vida, no como una virtud que se ejercita en momentos puntuales. Estamos hablando de la fe como un modo de vivir, que transforma completamente toda la vida. No basta, no es suficiente, adherirse intelectualmente a las verdades reveladas; hay quien considera que tener fe es conocer las verdades reveladas, ir a la Iglesia y asumir una religiosidad concreta y unas prácticas religiosas. Entonces la gente te dice: “Sí, yo tengo fe y soy practicante”.

Eso está bien, pero no es suficiente, porque no estamos hablando de cumplir una serie de usos y preceptos, sino que estamos hablando de una vida comprometida por completo en el amor, y de un camino enteramente nuevo, que no es para los que se quieren limitar a cumplir. El camino por el que nos ha invitado a caminar Teresita es un camino comprometido, que dura toda la vida, que nos lleva a una meta concreta, que es la configuración con Jesucristo, que es la santidad.

Entonces, no nos basta una que se adhiera intelectualmente a las verdades reveladas y asuma una serie de prácticas concretas. No. Eso no es suficiente. La fe en el amor que Teresita nos quiere inculcar y enseñar, la que quiere inocular en nosotros, consiste en creer, con todo nuestro ser, con todas nuestras fuerzas y con toda nuestra capacidad, en sus caminos y en sus promesas.

La actitud que Teresita IMG-20180505-WA0270.jpgnos pide no es un acto particular de una virtud teologal. Hay que ejercitar la fe, hay que ejercitar la esperanza, hay que ejercitar la caridad, todas las virtudes teologales en mayor o menor grado… ¡No! Ella no pretende eso; lo que pretende es una actitud de vida: no una actitud teologal, sino una vida teologal, una vida puramente teologal.

Un acto continuo -continuo quiere decir que no se interrumpe- de una fe amorosa, que se adhiere estrechamente a Dios y lo espera todo de Él porque es Amor.

Repito: se trata de un acto de una fe amorosa que se adhiere estrechamente a Dios y lo espera todo de Él porque es Amor. Aquí tenemos la actitud teologal: fe amorosa, de caridad, de amor, que se adhiere estrechamente a Él y espera con fe, amor, esperanza… Eso es la confianza. La confianza no es sino la esperanza, la fe que espera en el amor. Esa es la confianza: la esperanza henchida de amor.

Y esta fe en el amor es un movimiento muy sencillo del alma, pero, como todo lo que propone Teresita, no es para mediocres. Es un absoluto. Es algo muy sencillo, pero es un absoluto. Ella trata de fundar la vida espiritual -y aquí sale la hija de san Juan de la Cruz con toda su fuerza- sobre una fe desnuda, viva y total.

El sostén verdadero de esta alma no puede ser sino una fe apoyada sobre un Dios y en su amor inmutable. No tenemos otros fundamentos, otras seguridades. Nuestra única seguridad es la fe en Dios y en su amor inmutable, que llega a ser una fe inmutable como es Dios. Una fe inamovible, recia, sólida, que no sucumbe ante nada y que no retrocede jamás. Para llegar a esta reciedumbre en la fe, es necesario ejercitarla, pero apoyándose sólo en Dios y en su amor. No tenemos que creer muchas más cosas.

Luego hay cosas que hay que aprender, pero lo que de verdad se requiere es la fe en la inmutabilidad y el absoluto del amor de Dios. Todo lo demás luego nos viene dado por añadidura. Yo tengo que tener una fe absoluta en que Dios me ama. Lo demás es accesorio. Es secundario. Viene después.

2 comentarios en “Comprometiendo la vida entera en el amor

  1. No sabemos Madre,llevamos una fe de andar por casa,salvando algunos momentos puntuales, en los que ves un poco más allá,es muy triste,pero se vuelve casi en una rutina nuestra fe.Nunca nadie me había hablado de un Dios personal ,vaya si cambian las cosas.Gracias,por iniciarme en un camino de descubrimientos ,que han llenado un hueco del puzzle de mi vida y me está completando como persona.Un abrazo.

    Me gusta

  2. al primero que me diga “yo tengo fé”, ya sé que la respuesta que le conviene es: si, si, pero que tu fé y la mía sean y se fundamenten en el amor infinito que dios nos tiene y que tan inmutable como ese amor infinito de dios, sea nuestra fé. No hace falta nada más ni nada menos. (me lo ha dicho S. Teresita).
    casi casi nos acabamos de enterar todos de que Dios nos ama infinitamente y sin exclusiones desde toda la eternidad y en base a eso ha” inventado” todo lo demás. ya querría yo haberlo descubierto antes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s