APRENDIENDO A APRECIAR

Si algo me conmueve hondamente es ver personas -y sobre todo niños- con necesidades “especiales”. Hace unos días tuve una conversación con una madre que tiene un niño de tres años con Síndrome de Down y una niña de uno normal, sin ninguna limitación. Me decía lo que le dolía comprobar que la niña se desarrollaba normalmente y mucho más rápido que el niño, y que había momentos en que se le hacía muy duro, especialmente cuando la niña comenzó a caminar mucho antes que el niño, y con mucha más fuerza y seguridad. Decía que su corazón de madre se le rompía y el dolor de ver a su niño y su limitación, empañaba la alegría de ver crecer a su niña.

down-000Me confesaba que llegó un momento en que trataba de tomar fotos de su hijo buscando el ángulo adecuado, o con los ojos cerrados o para “disimular” en cierta manera y que no se notaran tanto sus diferencias características. Pretendía que los viéramos iguales cuando en realidad era ella misma la que no lo estaba haciendo. Me decía que aún no sabía hacerlo, y que aún ahora… no siempre lo logra.

De pronto un día el niño, que sólo balbucía hasta ese momento, la llamó: ¡mamá! Y ella comprendió de golpe la belleza de su hijo en lo que él era, con sus peculiaridades y sus circunstancias, inherentes a su condición cromosómica. De pronto aprendió a amarle tal y como era, sin desear que fuera de otra manera y sin compararlo con nadie, ni siquiera con su hermanita. Desde ese momento ama a cada uno de sus hijos tal y como es y trata de disfrutar de ellos en el presente -sin imaginar el futuro ni agobiarse por ello- y ha aprendido que nuestra definición de amor es muy pobre y sólo nos sirve si encaja en nuestros parámetros y nuestras planificaciones de todo… incluido cómo tienen que ser nuestros hijos o las personas que nos rodean. En cuanto salimos de nuestra planificación y perdemos el control nos ahogamos y nuestro amor no funciona, luego no es verdadero amor, o no es amor en su pleno potencial.istock_000020737231small

Acabó reconociéndome que daba gracias a Dios, porque tener un niño con necesidades especiales, había aumentado el amor en su familia y había mejorado la calidad y la autenticidad de ese amor. Me decía -con lágrimas de alegría en los ojos- que su pequeño con Síndrome de Down era como un catedrático de la mejor humanidad, que les hacía poner los pies en la tierra continuamente y valorar cada pequeño logro, y disfrutar cada sonrisa, y que lograba que aflorara en cada situación lo mejor de cada uno. Su sencillez y su absoluta transparencia son una llamada continua a la autenticidad, a la generosidad y a la alegría del momento presente, a la libertad absoluta de vivir sin dobleces ni recámaras, siendo feliz él -es un niño muy alegre- y haciendo felices a todos.

¡¡Qué equivocados estamos a veces!! Con frecuencia tenemos la capacidad de confundir lo que es un regalo con una carga y un pesar. Revisemos nuestra vida, porque casi seguro que tenemos en ella regalos por descubrir y alegrías por desenterrar y disfrutar. No cataloguemos a priori de “desgracia” o de “problema” las circunstancias difíciles o adversas. Tengamos serenidad para mirarlas con cariño y tratemos de descubrir lo bueno que encierran.

2 comentarios en “APRENDIENDO A APRECIAR

  1. Si madre Olga tenemos que aprender a sacar lo bueno de las situaciones que consideramos malas.
    El vier., 20 de abril de 2018 06:39 AM, Grita al mundo escribió:
    > Madre Olga María posted: “Si algo me conmueve hondamente es ver personas > -y sobre todo niños- con necesidades “especiales”. Hace unos días tuve una > conversación con una madre que tiene un niño de tres años con Síndrome de > Down y una niña de uno normal, sin ninguna limitación. Me d” >

    Me gusta

  2. Querida Madre Olga María :
    Siento mucha ternura de ver éstas dos hermosas fotos de los niños con síndrome Down, no pude evitar recordar que, años atrás mientras yo trabajaba en un hospital al sur de Chile, venía casi todos los días una niñita con síndrome Down a visitarme durante mi jornada, y se acercaba sólo para saludarme….. cuando pregunté si alguien la conocía ? ¿ por qué deambulaba sola ?, me comentaron que vivía cerca, y siempre andaba por ahí, de un lado para otro….. el caso es que no siempre era bienvenida en el entorno, y cada vez que la echaban de algún lado, ella acudía a mí como su salvación… todos sabían que de allí nadie la podía correr, se sentaba a mi lado por unos minutos me hablaba de cualquier cosa, ( con el correr del tiempo yo ya comprendía su lenguaje ), era cariñosísima y apoyaba su cabecita buscando cariño, yo le decía un par de palabras bonitas y se marchaba feliz de la vida, siempre yo le decía ¡¡ cuídate mucho !! y de la distancia me levantaba su dedo pulgar indicándome con ello obedecer a mi consejo, luego me gritaba de la distancia ¡ mañana te vengo a ver !!
    …. en ese lugar yo tuve un trabajo muy tedioso, no tengo buenos recuerdos, conviví en un entorno laboral muy hostil e ingrato en aquel lugar.
    Cuando llegaba al día siguiente mi pequeña gran amiga, a penas yo divisaba su silueta medio tambaleante en un pasillo de poca luz, a mí se me alegraba hasta el alma, ella corría a darme un fuerte abrazo como si no me hubiera visto en meses…. fui comprendiendo con el tiempo que era yo quien más recibía de ella, que ella de mí, y no podía menos que dar gracias a Dios por aquella amistad tan perfecta, tan tan incondicional, tan sin defectos !!!
    Esa niñita fue un ángel de paz no sólo para mí, mi entorno cercano terminó queriéndola también, pues ella prodigaba una amistad tan pura y llana sin el más minimo rencor por los desaires recibidos, era ¡ toda sonrisa y sólo ternura !.
    Ojalá nosotros llegáramos a esa talla, creo que el mundo cambiaría.
    Gracias, querida Madre. he querido comentar esta experiencia que a mí me marcó tan profundamente, y que venía al caso compartírsela.
    Le envío un abrazo muy muy fuerte
    Su agradecida
    M.Eliana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s