La paciencia todo lo alcanza

(Artículo publicado en La Nueva España el día 25 de noviembre de 2016)

Como hija de Santa Teresa que soy, estas palabras están más que oídas y requeteoídas en mi vida, pero… me pregunto si alguna vez he profundizado de verdad en ellas. “La paciencia todo lo alcanza”, pero… ¿cómo alcanzar la paciencia? Hace unos días he conocido a alguien que me ha hecho pensar en ello, porque en nuestra primera conversación me dijo: “la paciencia es la ciencia de la paz”. Al oírlo me sacudió: paciencia = paz-ciencia.img_20160831_082025

Nunca me lo había planteado así y os invito a que lo hagáis: la paciencia no es ir de pasmarote por la vida, sin garbo, sin vida, sin sangre en las venas… la paciencia nunca es sinónimo de quietismo o de indolencia. Los indolentes no son pacientes, son simplemente indolentes y, generalmente, los que más impacientan al resto. Paciente es todo aquel que -como dice un salmo bellísimo- “busca la paz y corre tras ella”. ¡Sí! es importante buscar la paz y procurarla, estudiar la manera de construir la paz en el propio corazón. Esa es la esencia de la paciencia.

Muchas veces decimos y nos quejamos -yo la primera- de la enorme paciencia que hay que tener con determinadas personas, de lo cansinas que son, de la lata que nos dan… y de que nos hacen impacientarnos, porque nos ponen a mil… Esas quejas son comunes entre personas normales, y no nos damos cuenta de que casi siempre formulamos eso porque no tenemos paz en nuestro interior, sosiego en nuestro corazón, y en ese caso… ¡es imposible tener paz y serenidad a la hora de afrontar las incomodidades o los pequeños roces inevitables en cualquier relación humana normal! Sin paz dentro de mi misma no voy a proyectar nunca paz en mis relaciones interpersonales, sino inquietud, malestar, desasosiego… Volcaré lo que tengo dentro, que no es paz ni paciencia, porque no puedo dar lo que no tengo: lógica pura y dura.

Pero volviendo a lo de “la ciencia de la paz”, en concreto: ¿cómo construyo esa paz interior que decimos que es la esencia de la paciencia? Este es un asunto delicado y no sencillo de resolver, aunque fácil de cuestionar. El quid de la cuestión es mirar sobre qué valores o realidades construyo yo mi vida, porque el resultado depende de ese planteamiento vital. Para mí, como cristiana, es muy sencillo: mi fundamento es Dios, la Persona de Jesucristo, sobre EL y sobre el Evangelio fundamento yo mi vida y eso me permite recoger frutos sólidos e inamovibles que son cimiento estable de mi vida y llenan mi corazón de paz, porque todas las realidades humanas y temporales se viven desde esa perspectiva y eso me da una profunda esperanza y serenidad. Con lo cual… la paciencia hay que trabajarla, pero tengo un buen sustrato para ello, que ya hemos dicho que es la paz del corazón y de la propia conciencia.wp-1479885586077.jpg

Me parece oír decir a alguien: “¡Genial! Y los no creyentes… ¿cómo lo hacemos?” Pues… queridos lectores no creyentes: permitidme que os diga, con todo mi respeto y cariño, que lo teneis mucho más difícil que yo, pero supongo que no imposible. La cuestión está en que reviseis vuestro interior y vuestra vida y examinéis cuáles son vuestros cimientos vitales y si os dan la paz necesaria para ser pacientes con vosotros mismos y con las personas con las que convivís.

Tener paciencia con uno mismo y aceptar los propios límites con serenidad es imprescindible para poder ser paciente con los demás. La persona insatisfecha e infeliz, que no se gusta a sí misma y no se “soporta” a sí misma, porque no tolera sus deficiencias y limitaciones, nunca podrá verse satisfecha y feliz por encima de los defectos y pobrezas de los de alrededor: siempre le parecerán intolerables, inadmisibles, censurables… eso generará crispación y malestar en su interior y… ¡adiós paz! E inmediatamente… ¡adiós paciencia!

Estudiemos nuestro corazón y aprendamos lo más posible sobre la ciencia de la paz. Reconciliémonos con nosotros mismos y curemos todo aquello que en nuestro interior da lugar a violencia y agresividad. Es preciso sanarlo en su raíz para ser pacientes y dichosos.

2 comentarios en “La paciencia todo lo alcanza

  1. Estupenda reflexión madre Olga, sé mucho de paciencia, la tengo que desarrollar y trabajar todos los días en grandes cantidades, es algo que se aprende, es un regalo de Dios también. En este torbellino de la vida, us
    tedes me transmiten mucha paz para hacer posible esa paciencia. Gracias por los videos,las canciones y las reflexiones

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s