Haz de mí tu sudario

Estos días en la Catedral de Oviedo de está celebrando el Jubileo de la Perdonanza y se ofrece la posibilidad de venerar2sudar-v-sobore-san-salvador-v-ovedo-rtpa-es_ el Santo Sudario, esa reliquia que está custodiada en la Cámara Santa de la Catedral. El Santo sudario es una de las prendas funerarias
mencionadas en el evangelio de Juan (Jn 20,7): un «sudario» que cubría la cabeza de Jesús y una «prenda de lino» o «vendajes» cubriendo el cuerpo.

Esta tarde tenemos la intención de acudir y esta es la oración que ha brotado de mi corazón esta mañana pensando en esta visita a la Catedral:

Señor, haz de mí tu sudario. Si: déjame cubrir tu Rostro desfigurado con mi pobre y recién redimida humanidad. Amor de mi alma: permíteme ser el sudario que cubra tu Rostro muerto, expectante de tu Resurrección. Déjame besarte y acariciarte, y envolver con mi pobre ser, con el tosco paño de mi carne, tu Rostro bendito y que él se quede impreso en mi humanidad, grabado indeleblemente, para siempre, en mi esencia ywp-1474176799501.jpg en mi vida. Te ruego que esto suceda así y que quien mire esta pequeñez humana que soy yo vea únicamente tu Rostro. Rostro sereno y lleno de paz, consumido, amoratado, desfigurado… Rostro del amor llevado hasta el extremo, destrozado por la salvación, por mi redención… desfigurado y sin forma humana para que yo tome “forma” de hijo para ver y gozar al Padre. Ojos amoratados que se han cerrado a la luz de este mundo para abrir los míos a la Luz eterna.

Permíteme envolver tu Faz bendita con mi pobre humanidad y besar tus ojos cerrados y acariciar tus mejillas yertas sin lágrimas ya, aunque tanto lloraron por mí… Déjame acercarme a tus labios muertos y resecos para seguir escuchando que me susurras y me llamas, que me pides de beber, qué me buscas, que me amas… 

Cuando, descendido nuevamente de la Cruz, vengas a mí otra vez en el sacramento de tu Cuerpo y de tu Sangre, que yo te envuelva con mi fe y mi amor como en un sudario, de modo que tus rasgos se impriman en mi alma. Señor: ¡haz del áspero y tosco paño de mi humanidad tu sudario!

Un comentario en “Haz de mí tu sudario

  1. EUCARISTIA: Fuente de AMOR para todo cristiano. Que CERCA; que PRECIOSO; que PAZ; que TESORO; que MILAGRO…….Que CERCANO y que torpes e insensibles para VERLO. Tiempo de EUCARISTÍA; tiempo de ADORACIÓN; tiempo de ORACION. Muchas gracias!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s