Tengo sed

¡Tengo sed! ¿Qué quiere decir esta sed de Cristo? ¿Qué significa esta voz que resuena en el Calvario y a través de los siglos?

María está allí, pero Él no le pide a Su Madre. Pide a los soldados, pide a los que le estamos matando, a todos nosotros. De María no tiene sed. María le ha saciado, María ha colmado y
calmado su sed.

La sed física de Jesús debió de ser extrema.DSC2248 Nos podemos imaginar: la lengua partida, los labios resecos, el paladar como una teja… todo ello por la pérdida de sangre. ¡Una sed tremenda!

Era un tormento para Él esa sed física en ese momento, una sed que le abrasaba y Él grita esa sed, grita su sed física. Pero gritando esa sed, grita una sed mucho más profunda: la sed ardiente de Jesús es sed de que el Padre sea conocido y amado, sed de darnos Agua Viva, sed del don del Espíritu Santo. Óyele como nos dice: “¡Tengo sed! ¡Tengo sed de ti! ¡Tengo sed de tu fe, de tu amor, de tu entrega! ¡Tengo sed de unirte a Mí! ¡Tengo sed de entrar en ti, de inundarte, de anegarte, de empaparte con Mi Espíritu Santo!” ¡Jesús tiene sed de mi sed! ¡Jesús tiene sed de que yo tenga sed de Él!

“Si conocieras el don de Dios, tendrías sed de Él y lo pedirías, y Jesús te lo daría.” Nosotros, un poco como la Samaritana, podríamos decirle: “Pero, Señor, ¿cómo me vas a dar Tú agua a mí, si estás muerto de sed, si tienes una sed ardiente?”

La sed de Cristo es la sed de la fuente. Si una fuente tuviera sed, tendría sed de que vinieran a beber del agua que mana de ella. Jesús tiene sed de derramar en ti la vida divina, sed de que dejes paso en tu corazón y en todo tu ser a la misericordia de Su Corazón que ansía derramarse en el mundo.

Podría decirte también a ti el Señor: “¿Tuve sed, y no me diste de beber?”

3 comentarios en “Tengo sed

  1. Tantas veces en mi vida me veo envuelta en mil frases espirituales cual más cual menos me cautiva por su belleza, y quizás profundizo una más que otra, sin llegar a vivenciarla completamente.
    Al leer esta reflexión , mientras iba pronunciando sus palabras, sentí que Jesús iba penetrando en mi ser diciéndome ¡ tengo sed de ti ! algo me estremeció por dentro con una intensidad que no puedo explicar, y que casi ni siquiera quisiera escribirla para que no se desvanezca.¡¡ El ha llegado al fondo de mi corazón !! Madre Olga …. no sé si estoy más receptiva, no sé que me sucede, pero he sentido un gran estremecimiento, eran para mí éstas palabras, ¿ cómo no he de saciar a mi Señor ? siendo mejor persona, viviendo en esta Cuaresma una conversión real desde lo más profundo de mi ser….. sé que todo es un caminar, un mejorar día a día, pero hay decisiones radicales que el Señor pide sin tanta tardanza, espero con toda mi alma saciar su sed desde la pequeñez de mi persona, al menos que mi amor no sea diminuto.
    Gracias Madre querida Olga María por entregarme las luces que necesito, Dios se vale de usted para hablarme, pues yo trataré de responder a tal altura con la ayuda del Espíritu Santo.

    Bendígame Madre Olga María del Redentor

    MEliana

    Me gusta

  2. Cuando escuchamos la voz de Jesús diciendo que tiene sed, se nos presenta el mayor desafío al que Jesús nos llama, ante esa pertición de una necesidad brutal e imperiosa, como es la sed ,todo nuestro yo se siente convulso y acuciado a dar una pronta respuesta al Señor, la sed no puede esperar es la necesidad más acuciante que tiene el hombre y a la que hay que dar una rápida solución . Con estas palabras tan intensas Dios nos pone entre la espada y la pared, mos pide nuestra rápida entrega , nuestra respuesta, nuestra acción , pero YA, instantáneamente sin más dilación ,nos tenemos que poner manos a la obra , no podemos por un segundo dejarle esperar, tenemos que ir corriendo a socorrerle, a ponernos a su servicio, a entregarnos completamente a Él , para saciarle de nuestro amor , de nuestra oración, y sobre todo de nuestra entrega inmediata a las personas que tengamos más próximas, y nos necesitan, porque en ellas está Jesús sediento pidiéndonos de beber!!!

    Me gusta

  3. Pasamos por la vida sin darnos cuenta muchas veces, quien nos rodea? Vivimos pendientes de tonterías, sin dar importancia a Quien realmente la tiene. Este Jesús , que me quiere, me espera, me ayuda, me necesita.Me estoy dando cuenta de lo cerca que esta desde que veo sus vídeos, y leo sus escritos.Gracias Madre Olga, por mostrarme Este Jesús tan Entrañable. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s