Jesús, mi Vida inseparable

 

Jsimon_dewey_in_his_constant_care_3x4esús: ¿quién eres Tú y quien soy yo? Tú eres el Todo y yo soy la nada. Tú eres la Belleza, la Hermosura, la Plenitud y yo soy la pobreza, la indigencia, la pequeñez… Tú eres el que eres, el que es y yo soy la que no soy, la nada; pero reconocerme con amor una pobrecita nada y nada más, constituye toda mi dicha, porque significa que, indefectiblemente, tu Regazo me acoge, me recoge, me abraza… y tu Corazón se inclina hacia mí. Tus Manos me acarician y tu Compasión se derrama en esta pobrecita nada.

Yo no soy nada, Jesús, pero Tú eres el Todo y eres mi Vida inseparable, el Alma de mi alma, el Aliento de mi vida, la Fuerza que me impulsa, el Amor que me invade, que me llena, que me colma…

Jesús, ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no te tengo a Ti, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden… Ya podría yo tener el don de predicción del futuro, de penetración de los espíritus, de conocer todos los secretos y todo el saber; podría tener la fe precisa para que las montañas se movieran; pero, si no e tengo a Ti… no soy nada. Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aún dejarme quemar viva; pero si  no Te tengo a Ti, si no eres Tú el Amor de mi alma, de nada me sirve.

Jesús, te suplico la gracia de que, como Tú, yo aprenda a ser paciente y afable; que aprenda a no tener envidia, a no presumir, ni engreírme. Concédeme la gracia de que, como Tú, no sea egoísta, ni áspera, no me irrite y aprenda a no llevar cuentas del mal.

Jesús, que mi corazón se configure con el tuyo y sean uno solo; y aprenda yo a no alegrarme de la injusticia, sino a gozar con la verdad. Enséñame a disculpar sin límites, a creer sin límites, a esperar sin límites, a aguantar sin límites… Que nunca de mis labios brote la frase: “¡Ya no puedo más! ¡Ya no puedo seguir! ¡Ya no aguanto más!” sabiendo que todo eso no eres Tú. Porque Tú eres Amor y porque tu amor aguanta sin límites. Que nunca yo te ponga límites a Ti, ni ponga límites a la acción de tu amor en mí, ni ponga límites a la acción de tu amor en otros hermanos.

Concédeme la gracia de amar apasionadamente la Voluntad de tu Padre. Concédeme la gracia inmensa, infinita -aunque no sea más que por un solo instante- de que tu Corazón suplante al mío y lata en mi pecho, de suerte que yo desaparezca y quedes sólo Tú; y el Padre contemple en mí al Hijo amado en que Él se complace. Que yo desaparezca y quedes sólo Tú, quede sólo el amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s