¡Oh, Enmanuel!

¡¡Oh Enmanuel!! El Gozo de Dios-con-nosotros impregna ya el ambiente. El alegre aroma de un Dios que nace y es pequeño ha invadido ya nuestros hogares… ¡Gracias, Señor, por venir a nosotros! ¡Gracias porque no te cansas de inclinarte a nosotros para mostrarnos el amor que nos tienes!

¡Qué gozada tan grande! ¡Qué alegría! ¡Qué inyección de esperanza! Avancemos alegres e ilusionados hacia Aquel que ya llega, que nos ha traído la Salud verdadera.

IMG-20150724-WA0200El Niño Jesús que estoy contemplando ahora mismo me sonríe y me mira fijamente: ¡me está acechando! Está atento a mi actitud, a cómo le recibo.  Tiene los brazos abiertos con las palmas vueltas hacia mí en actitud de dar y de recibir al mismo tiempo. Más que de recibir algún don que yo le pueda llevar… en actitud de recibirme a mí. Yo soy su don, su regalo, lo que le ilusiona y le hace feliz. ¡¡Para Dios somos regalo!! ¡Le ilusionamos y nos busca, nos anhela!

Caminemos alegres y presurosos hacia Aquel que viene y revela su Inmensidad en la fragilidad  y la ternura de un recién nacido. Avancemos con júbilo y regocijo hacia Aquel que en su Carne nos salva. La Carne de Cristo Jesús es mi Redención. La Carne de Cristo nos es necesaria.

Sí, Padre: “así te ha parecido mejor”. Como Jesús, con júbilo, llenas de gozo, te bendecimos por habernos revelado “estas cosas” y por haberte mostrado en Jesús, en tu Hijo recién nacido.

¡Bendita la Carne de Cristo! ¡Bendito el Corazón de Hombre del Hijo de Dios! En Él reside la esperanza de la humanidad. Es el Hogar de Misericordia y Ternura que nos da el Padre. En su Corazón de Hombre-Dios mi nada es abrazada por su Todo, mi impotencia se “atreve” a comparecer ante su Omnipotencia…

Jesús es la Tienda del Encuentro donde Dios nos ha citado. Su Carne, su Corazón, es el “Sancta Sanctorum” donde podemos tratar con Dios “cara a cara”. Adviento es caminar hacia esa cita… Navidad es haber llegado a ese encuentro con Él.

¡¡¡Navidad!!! ¡Apoteosis de la Ternura de Dios! ¡Triunfo de la Humildad y la condescendencia de Dios! Oportunidad de transformarme en don y regalo para Dios.

¡Santa y Feliz Navidad para todos! ¡Que el alborozo y el pasmo ante el Misterio nos inunden a partes iguales! Que desaparezcan la desesperanza, la tristeza, el egoísmo, la violencia, el desamor…

La Ternura, la Bondad, el Amor, la Paz… han tomado Carne en Cristo Jesús recién nacido.

Cada vez que rezamos el Padrenuestro, como Jesús nos ha enseñado, repetimos: “Venga a nosotros tu Reino”. En Navidad el Reino se hace Carne en Jesús. Jesús es el Reino de Dios hecho Hombre. Todos los valores y características del Reino se realizan en plenitud en Él.

En la Humanidad de Cristo es donde, en plenitud, se realizan las Bienaventuranzas y donde Dios Padre reina. El Reino de Dios, el Triunfo del Amor, ya está aquí.

¡¡Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo!! ¡Feliz Navidad! Que Dios recién nacido nos bendiga a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s